El MSP atiende más casos entre 2020-2021, y brinda atención y seguimiento a personas con riesgo suicida. Foto. Archivo.

Acercarse a los seres queridos por su salud mental y su bienestar podría salvarles la vida. Más individuos experimentan pérdida, sufrimiento y estrés.

En el marco del ‘Día Mundial para la prevención del suicidio’, que se conmemora cada 10 de septiembre, desde el 2020, el Ministerio de Salud Pública (MSP), con el lema ‘Tú Importas, Déjame Escucharte’, invitaba a la ciudadanía a tomar conciencia sobre el suicidio como un problema de salud pública que puede ser prevenido.

Desde el 24 de marzo de 2020, esta cartera de Estado ejecuta el programa integral gratuito ‘Juntos salimos de esta’, implementando la opción 6 en la línea 171, para identificar oportunamente a las personas que presenten problemas de su salud mental y reciban una atención efectiva con calidad y calidez, considerando su entorno familiar y social. Este trabajo se realiza con instituciones de la sociedad civil, la Red Pública y Complementaria (RPC) y la academia.

Hasta el momento, mediante este canal, se han atendido alrededor de 136 mil pacientes con problemas de salud mental, a través de la teleasistencia, donde se brindaron servicios como psicología clínica, psiquiatría y primeros auxilios psicológicos, según la necesidad de cada usuario.

En Ecuador, durante el 2019 se registraron 1.214 muertes (960 hombres y 254 mujeres); es decir cada día se suicidan aproximadamente tres hombres y una mujer. Durante ese año se trató aproximadamente a 1 millón de pacientes diagnosticados con alguna enfermedad mental, además de brindar atenciones preventivas a personas con problemas o afectaciones en su bienestar emocional, psicológico y social.

Desde la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la OMS, se manifiesta que el suicidio es un problema de salud pública importante, pero a menudo descuidado, rodeado de estigmas, mitos y tabúes. Cada caso de suicidio es una tragedia que afecta gravemente no sólo a los individuos, sino también a las familias y las comunas.

Cada año, más de 700 mil personas se quitan la vida tras numerosos intentos de suicidio, lo que corresponde a una muerte cada 40 segundos. Desde que la OMS declaró a la COVID-19 como una pandemia en marzo de 2020, más individuos experimentan pérdida, sufrimiento y estrés.  Centrarse en la prevención del suicidio es especialmente importante para crear vínculos sociales, promover la toma de conciencia y ofrecer esperanza. Acercarse a los seres queridos por su salud mental y su bienestar podría salvarles la vida.