La práctica del aborto puede dejar muchas secuelas (Foto archivo)

El aborto según su concepto es entendido como la interrupción y finalización prematura del embarazo de forma natural o voluntaria. Se diferencia del parto prematuro o pretérmino, pues en este último sobrevive el feto. En un sentido más amplio, puede referirse al fracaso por interrupción o malogramiento de cualquier proceso o actividad.

Anita Villafuerte, directora del Hospital Claudio Benati, ubicado en Zumbahua, comentó que como profesionales al graduarse han hecho un juramento que es siempre defender la vida, por lo tanto, está en contra del aborto, dijo que puede generar problemas psicológicos en las madres, pero según la doctora un aborto no es la solución.

No obstante, la incidencia en embarazos en adolescentes a nivel nacional va creciendo por muchas causas. A decir de Gabriela Zurita, obstetra del Patronato Provincial, este problema se acrecienta más en la zona rural.

La adolescencia tiene tres etapas: la temprana comprendida entre los 9 a 12 años, la media está entre los 12 a 15 años y la tardía de 15 a 19 años, según la profesional la edad frecuente de los embarazos en adolescentes es la media, porque comienzan los cambios hormonales y físicos tanto en hombres como en mujeres y empieza la curiosidad, a esto se suma la falta de información que incide mucho al no tener buena comunicación con los padres al no hablar sobre la sexualidad.

Al tener un embarazo a temprana edad y el cuerpo al no estar funcionando completamente tanto físicamente como emocionalmente hay factores de riesgos como tener niños con bajo peso al nacer, incidencia de preclamsia en adolescentes, muertes maternas y la que más llama la atención son los abortos clandestinos o ilegales que se dan y del cual es una de las causas más importantes de mortalidad materna, no sólo a nivel local sino en el mundo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que cada año se practican 42 millones de abortos inducidos por mujeres que se enfrentan a un embarazo no deseado, 20 millones de los cuales son considerados abortos inseguros, sobre todo en los países donde el aborto es ilegal.

Zurita señaló que de 10 mujeres adolescentes que dan a luz al año 5 regresan con un nuevo embarazo “es un problema no sólo del Estado sino social donde se debe impartir desde el inicio con una buena comunicación”, expresó. En este aspecto interfiere lo que es la planificación familiar y además el Ministerio de Salud tiene el implante Subdérmico para adolescentes que es un método de larga duración y que se adapta de mejor manera al cuerpo de una adolescente después de dar a luz.

Clara López, estudiante universitaria, comentó que el aborto no es una buena salida “creo que ninguna mujer tiene esa potestad de quitar la vida y al contrario si somos mujeres y tenemos la oportunidad de procrear, qué mejor hacerlo; pero pienso que todo es a su debido tiempo”.

En esta misma línea, habló Carolina Tapia, “generalmente los adolescentes no medimos las consecuentes de nuestros actos, pero creo que con la ayuda profesional se podría afrontar la situación, es muy difícil hablar de esto porque muchas de las veces no sabemos qué pasará”, finalizó. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 − ocho =