Este 24 de enero del 2019, la Universidad Técnica de Cotopaxi cumple 24 años, acontecimiento que se celebra con una apretada agenda académica y cultural, en esta los diferentes estamentos universitarios se esmeran por mostrar los logros alcanzados en sus tareas cotidianas.
En este espacio de análisis y opinión quiero señalar los rasgos esenciales de la evolución histórica de la UTC, los cuales pueden ofrecer una perspectiva de su trayectoria y la incidencia en la sociedad. Cronológicamente se identifican cuatro grandes períodos:

a) Estructuración (desde 1995 hasta 2000): esta etapa se orientó a crear condiciones básicas para el funcionamiento institucional; se dieron los primeros pasos para viabilizar el trabajo universitario; la infraestructura física disponible era muy básica; un claustro profesoral en formación, reducido personal administrativo y de servicios; las carreras que se ofertaban eran Agroindustrias, Veterinaria y Educación con las especialidades en: Artesanía Artística, Contabilidad e Inglés; en el ámbito de la cultura artística, un incipiente movimiento de aficionados a la danza y la música constituyó el eslabón de relación con la sociedad.

b) Crecimiento (desde el 2000 al 2010): en este período se generó un proceso de amplio desarrollo infraestructural, ya que tres campus (San Felipe, Salache y La Maná) posibilitaron el incremento de la oferta académica; los Planes Integrales de Desarrollo (2000-2005 / 2005-2010) de la UTC guiaron la formación docente de posgrado para el claustro profesoral; además, se amplió el personal administrativo y de servicios y la institución se posicionó tanto a nivel local (pertenencia de la UTC con la población, prestigio académico y cultural), nacional (el Rector presidió la Asociación de Universidades y Escuelas Politécnicas Públicas del Ecuador en dos períodos) e internacional (suscripción de convenios que promovieron la movilidad estudiantil y docente, especialmente con instituciones de educación superior de países como Cuba, Argentina, España y Dinamarca), además de destacar la importancia del trabajo extensionista en el que la cultura artística ocupó un papel fundamental con proyectos como: “La Universidad en el corazón de los barrios” y “La Universidad en el corazón de los pueblos”.

c) Repliegue (desde el 2010 al 2015): fue una etapa de alta conflictividad política externa por la presencia agresiva del Gobierno de Correa en contra de la UTC, la promulgación de la nueva Ley Orgánica de Educación Superior (LOES – 2010) y sus normativas secundarias obligó a la Universidad a llevar un acelerado proceso tecnocrático de administración y funcionamiento, esto limitó su desarrollo ya que se creó un escenario poco favorable para la continuación de proyectos académicos, de investigación y extensionistas que generaban altos índices de aceptación y credibilidad en la población.

d) Renovación (desde el 2015 hasta la actualidad): la UTC adopta una nueva estructura administrativa, de una organización por carreras se pasa a constituir cuatro facultades: Ciencias Humanas y Educación, Administrativas, Ciencias Aplicadas y Ciencias de la Vida. Al personal académico se incorpora un buen número de profesores extranjeros (cubanos, españoles, mexicanos, norteamericanos); se supera, con éxito, un proceso de intervención por parte del Consejo de Educación Superior (CES); las autoridades priorizan indicadores académicos y de investigación con miras a conseguir buenos resultados en los procesos de acreditación. Un ambiente interno y externo de menor confrontación está facilitando que nuevas ideas exploren las posibilidades de reinserción de la UTC en amplios sectores poblacionales.
Sin lugar a duda, la UTC con ánimos renovados cumple un aniversario más, se están reforzando las bases sustentadoras que propicien una revitalización de su contribución a una sociedad que ha cambiado sustancialmente y que demanda del Alma Máter de Cotopaxi aportes sólidos que faciliten enfrentar con éxito los retos que plantea el siglo XXI.(O)