Reflexión en voz alta:
A menudo me encuentro con situaciones tan increíbles que me pregunto de manera puntual ¿realmente debo asumirlas como un aprendizaje continuo? Este aprendizaje tiene su esencia en la capacidad indispensable de comprender qué hace que las personas hagan un esfuerzo para mejorar el factor competitivo tanto internamente como externamente.
El comportamiento organizacional en una cultura de trabajo tradicional es sumamente importante para muchas personas, adoptarse a una cultura mucho más amplia y menos compleja representa hoy por hoy un gran desafío para los actores laborales.
Ayer noté que un dueño de mascota le daba órdenes, y este de forma sumirá movía su rabo y asumía la orden; uno de los animales que presenta mayor obediencia es el perro, son inteligentes, sociales y esforzados, están caracterizados por ser una manada que obedecen el orden jerárquico y cumplen una función. Esto ocurre porque los perros son domesticados, tienen un instinto necesitan trabajar para “obtener” su comida. Seguir órdenes representa un estímulo positivo y ello les representa una característica particular: ser inteligente porque aprenden a identificar una situación de riesgo y al mismo tiempo representan la desobediencia cuando lo creen necesario.
Salvo algunas carreras profesionales, el mandato de recibir una orden para actuar es indispensable, pero entre civiles recibir órdenes tras órdenes y no detenerse a pensar por sí mismo y peor aún no agregar una dosis de compañerismo “solo por asumir una orden” me parece estar en la época del siglo XVI.
Encontrarme con gente desprendida de los afectos y girar mi mirada en asuntos que no se sustentan en valores que son básicos en el compartir diario me obligan a pensar que las circunstancias están a la mano de quienes en sus actuaciones se despliegan como marionetas y rebotan aires de maldad.
Esta maldad se identifica por ciertos grados de comportamientos en el marco de la actuación laboral que son excesivamente egoístas, las investigaciones actuales muestran que los rasgos de personalidad negativos en los ambientes laborales comparten el mismo núcleo oscuro en sentimientos que traen desde sus bases sociales, culturales, familiares e incluso profesionales. No es nueva para estas personas su actuación tan notoria en las circunstancias en las que se presentan con regularidad.
Hoy en las organizaciones preocupadas por su talento humano deben evaluar los siguientes factores:
• Incrementar los valores: las personas buenas demuestran tener valores, las personas que suelen perder sus valores para conseguir sus objetivos forman parte del pasado pero no del futuro. Hoy se revaloriza la gente de buenos principios.
• Trabajo en Equipo: las personas que ponen palos en las ruedas al trabajo de otros, y lo que es peor, luego, si pueden, por detrás intentan apropiarse de los éxitos ajenos, no son buenas personas y cada vez en las organizaciones son rechazadas, no forman parte de una cultura organizacional aceptable.
• Honradez: Las personas honradas permanentemente buscan la manera de actuar ajustados al código de ética de las organizaciones. Aquellas que suelen trabajar bajo sus propios intereses cavan su propia tumba, pues tarde o temprano se conocen sus malos actos laborales. Pensamiento positivo: El contagio con aspectos de índole positivo y/o negativo muchas veces depende de la moral del entorno donde se trabaja. Sumar para sobreguardar este valor es indispensable.
• Redes Sociales: pueden ser positivas o negativas, el uso de las redes de manera idónea será responsabilidad de quien administra los grupos sociales. Cuando la información que se genera es vaga muestra el lado débil del comportamiento grupal de la organización.
• Sinceridad: tener gente sincera, solidaria y de buen parecer es un PLUS dependerá en gran medida de todos los que forman parte de los procesos internos de la organización.
• Generan buen ambiente de trabajo: La generación de un buen clima laboral implica que los valores, principio y ética tienen un gran peso así como las capacidades intelectuales.
Boicotear a las personas con talento y capacidades en un sitio de trabajo da lugar a conocer la debilidad del grupo y más aún la cultura.(O)