El bien más valioso es sin duda el del agua, se escucha continuamente que el gobierno provincial está empeñado en su plan de sembrar agua, ésta sin duda es una de las mejores opciones para los cotopaxenses, para no tener días difíciles mañana.
Al tema del agua se le debe dar un impulso sin límites, de este recurso dependerá mucho el futuro, en la actualidad nos damos el lujo de contaminar y permitir que se contamine nuestros afluentes sin que exista un verdadero control.
El peor caso es el del Pumacunchi, un río que se encuentra prácticamente muerto y lo peor de todo, es que con sus aguas se están regando varios cultivos, que posteriormente se comercializan en los mercados locales; desde que llegó la cárcel regional de máxima seguridad, se arrojan todos los desechos a este río, sin previa descontaminación ni saneamiento de los mismos.
De la manera más retrógrada los estamentos de esta ciudad y provincia permiten que esto se realice de una manera abusiva, sin ninguna objeción ni control, de por medio.
Esta es la triste realidad del cuidado y control que hay sobre las aguas de los afluentes, para las autoridades este es un tema que simplemente no les preocupa, a pesar de las incalculables afectaciones que existen de por medio.(O)