Las lluvias a destiempo no ayudan a los cultivos. FOTO J.P. LA GACETA

Experto en fomento agrícola explicó como los ciclos invernales están alterados por el calentamiento global y la contaminación; ahora los agricultores deben ser asesorados para saber cuándo pueden sembrar.

Margarita Cruz, habitante del barrio Tilipulo – Eloy Alfaro, posee 100 metros cuadrados de tierra, donde desde hace más de 20 años sembraba maíz en octubre, “las lluvias de San Francisco al inicio de mes (octubre) nos avisaban que ya podíamos sembrar”.

Sin embargo, calcula que desde hace unos cinco años las lluvias se volvieron irregulares; las precipitaciones se presentan en cualquier época del año y la temporada donde sí debe llover hay sequía.

La mujer de 56 años vive únicamente de la agricultura y la crianza de cuyes; sus dos únicos hijos migraron al Mercado Mayorista de Quito a trabajar en las bodegas. “Dicen que hay gente que evita que caiga agüita del cielo, que tienen máquinas, que hay avionetas, yo de eso no entiendo, solo sé que todo lo malo que se hace en esta vida se paga”.

El caso de Cruz se repite en miles de agricultores de la región sierra de Cotopaxi, sus cultivos se pierden por la falta o exceso de lluvia.

Franklin Pilataxi,  responsable de la unidad de fomento agrícola del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) contó que el cambio climático afectó los ritmos normales de siembra y cosecha. Algunos agricultores se adelantaron y padecieron la sequía, los que esperaron un poco más tienen esperanzas debido a las lluvias que se presentaron en los últimos días.

“Las siembras que se adelantaron ya no les sirve las lluvias; los procesos fisiológicos de la planta ya avanzaron y deberían estar en desarrollo”, aseguró.

Pilataxi explicó que el MAG brinda talleres de capacitación a los agricultores en los que se intercambia conocimientos, a la par, aprovechar la información climática disponible para programar las siembras.

En el caso de las sequías los técnicos del MAG dan a conocer mecánicas mediante las cuales se puede utilizar materia orgánica para conservar la humedad del suelo.

En territorio el MAG trabaja con asociaciones y organizaciones de agricultores, de acuerdo a Pilataxi están prestos a colaborar cuando sea requerido, por ello hizo un llamado a todos los agricultores que deseen asesoría. (I)