Es la gota que derramó el vaso de agua, la salida de la cárcel del exvicepresidente Jorge Glas, con un Habeas Corpus sin sustento ni en la forma ni en fondo.
Los jueces creen que pueden hacer de las suyas, y saltarse todos los procedimientos recibiendo seguramente alguna buena coima, como si no lo supiéramos.
El pueblo pide aclaraciones y respuestas claras por éste y muchos casos que se han dado en las últimas semanas.
La justicia ha perdido toda credibilidad, estamos mal ciudadanos, como pueblo debemos exigir hasta el cansancio las repuestas y buscar a quienes otorgan la libertad a gente que ha hecho mucho daño al país en lo económico, moral y ético.
Que se alcen las voces de todos quienes pensamos que ya no podemos seguir viviendo como si no pasa nada. Todos los días hay algo nuevo que ya no nos sorprende, y decimos esto pasa en el Ecuador, pero ¡NO DEBE SER ASÍ!
Votamos en democracia para que las cosas cambien, pedimos a las autoridades que se pongan firmes y atentas a los últimos acontecimientos que avergüenzan al pueblo.
Que la policía y los jueces hagan bien su trabajo y pongan a los delincuentes donde pertenecen, obviamente con la ayuda de las máximas autoridades ya que están colmando la paciencia del pueblo que está sufriendo demasiado. (O)