Ubicado al costado occidental del parque Vicente León, entre las calles Quito y Gral. Maldonado, es una de las edificaciones coloniales y republicanas más antiguas de la ciudad de Latacunga, la misma está interconectada a través de patio central con cuatro galerías alrededor donde se ubican las diferentes dependencias; la edificación tiene dos estratos constructivos y morfológicos, el primero de características coloniales con muros portantes de 120 cm de espesor construidos en piedra volcánica conformando el nivel ±0.00, en la época republicana se realiza la construcción del segundo nivel +4.27 el mismo que tiene una composición neoclásica.

 La construcción de la planta baja corresponde al estilo y formas de construcción del siglo XVIII, los materiales predominantes en su mampostería tienen piedra pómez, piedra ignea labrada, tapial, adobe y madera. Sobre las bóvedas coloniales se levantó una segunda planta, de estilo neoclásico, trabajos que concluyeron en 1901, año en el cual se efectuó una solemne inauguración.

Varios estudiosos de la historia de Latacunga señalan que esta propiedad perteneció en la época colonial hasta 1718 a Juana Francisca de Céspedes, la misma que en ese año la vendió a Cristobal Jijón; a finales del período colonial y en pleno auge de las luchas independentistas, la propietaria fue la heroína Baltasara Terán Garzón, que la utilizó como una casa de hospedaje y comedor (fonda o también llamada figón). A la muerte de ésta, en 1825, hereda su hija adoptiva, Josefa de Sarrade, y sus sobrinos, José Manuel y Nicolás Terán. En 1899 el gobernador de León procede a efectuar el trámite de expropiación.

Reparaciones menores del edificio se realizaron en los años 30 y 40, se contrató para esos trabajos a los señores Ricardo Pástor y Carlos Egas Moscoso, una primera restauración integral en el edificio se llevó a cabo en 1988, fue el Ing. José Meythaler Quevedo, gobernador de esa época, el principal impulsor; para ello se apoyó en la experticia del ingeniero Douglas Zúñiga Iza, así como de los arquitectos Andrés Peñaherrera Matheus y Eduardo Meythaler Quevedo. Una nueva intervención general se inició en el 2013, la misma que estuvo bajo responsabilidad del Ministerio de Cultura y Patrimonio, en la que se informó una inversión de un millón doscientos mil dólares, después de superar varias inconvenientes y paralizaciones la obra fue entregada en el 2017.

El primer piso esta signado para las oficinas de Talento Humano, Comisaría Nacional, Intendencia de Policía, bodegas. Debe señalarse que fueron derrocadas las instalaciones donde estaban los calabozos, en esa área se construyó un espacio para voz y datos y un pequeño salón de capacitaciones. En la segunda planta está el despacho del Gobernador, el área de secretaría de la gobernación, oficinas del departamento de comunicación institucional, la Jefatura Política y un salón de eventos. Se dotó al edificio de modernas baterías sanitarias y en la mampostería interna se eliminó el enlucido liso para exponer las bondades estéticas de la piedra pómez. El patio interno tiene una cubierta translúcida.

En su fachada principal, que da a la calle Quito y a la cara occidental del parque Vicente León, el color blanco es el predominante, allí lucen imponentes y majestuosos sus 15 arcos y 15 ventanales; destacando la importancia de su extenso portal. La fachada que se levanta en la calle Gral. Maldonado posibilita apreciar con claridad las dos épocas constructivas de este emblemático edificio patrimonial. (O)