Dos decisiones tomadas por el máximo órgano de gobierno del IESS en el 2015, según el estudio actuarial presentado por la empresa Risko Vélez y Vélez Risk Magnagement, entregado para conocimiento de las autoridades del IESS al finalizar el 2019, tienen directa incidencia en la pérdida de más o menos USD 8.000 millones del Fondo de Pensiones administrado por el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, correspondientes al Seguro de Invalidez, Vejez y Muerte (I.V.M)(Pensiones). La primera decisión equivocada y anti-técnica es la arbitraria, ilegal e inconstitucional eliminación de la Contribución Obligatoria del Estado del 40% para el pago de pensiones. La segunda tiene que ver con la ilegal redistribución del aporte de los afiliados quitándole al fondo de pensiones y pasando esos dineros al seguro de salud.
De conformidad con la Constitución de la República y la Ley de Seguridad Social la contribución obligatoria del Estado para el pago de pensiones es parte esencial del financiamiento tripartito del Seguro General Obligatorio administrado por el IESS (Estado, Empleadores y Afiliados), se suman los réditos de las inversiones de este fondo que por mandato de la Constitución de la República -el IESS- lo hace por medio del Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social –BIESS-.
El Estudio Actuarial determina que es necesario exigir al Estado el pago puntual- oportuno y por los montos exactos de los valores adeudados al IESS. En el caso de los valores correspondientes al 40% de financiamiento para el pago de pensiones el Estado ha entregado solamente una parte en el 2019 (más o menos sólo un 30%), sin tomar en cuenta los años que se dejó de pagar por decisión del Presidente Correa. Técnicamente, aunque no lo dice expresamente el informe actuarial, nos señala que es obligación de todos estar vigilantes de la evolución del Fondo de Pensiones, papel fundamental tiene el Consejo Directivo que tiene entre otras obligaciones el de fiscalizar a la administración del IESS (Dirección General) y el Directorio del Banco (BIESS) del cual es también presidente el Delegado del Presidente de la República. La recomendación es también para el banco que hace las inversiones del IESS, también se pide estar atentos de cómo y en que se invierten los dineros de los afiliados, es decir, buscando los mejores réditos con seguridad en dichas inversiones. Se requiere igualmente una reforma a la Ley de creación del Banco del IESS.
Como siempre, luego de desatinadas administraciones, ahora se efectúan varias recomendaciones: se reitera la necesidad de subir la edad de jubilación de 60 a 65 años de edad, aun cuando sutilmente se dice que será de manera voluntaria –como una postergación de la fecha de jubilación, -con estímulos- para quienes aplacen por cinco años su decisión de acogerse a esta prestación. Se habla también de la necesidad de subir el aporte en dos puntos porcentuales hasta el año 2025 y otros dos puntos hasta el 2058, para esto obviamente se requiere de una reforma a la actual Ley de Seguridad Social o de una nueva Ley, por consiguiente, todos debemos estar atentos a estos escenarios que se plantean para sacarle del bache al ente gestor de la seguridad social.
Queda una vez más recordar que el IESS es una institución descentralizada creada por la Constitución de la República, dotada de autonomía, con personería jurídica y patrimonio propio, sus fondos y sus reserva son distintos de los del Fisco. Será fundamental el respeto del Estado al pago puntual de sus obligaciones que tiene con el IESS, debidamente reconocidas en sendos Convenios de Pago suscritos por los Ministros de Economía y Finanzas en representación del Estado –tal el caso- del “déficit actuarial”. La millonaria deuda por atención médica que pretendió desaparecerla el gobierno de los más de 10 años. Recordarles el papel fundamental de los organismos de control será fundamental. La Asamblea Nacional obligando al Estado a que se ubiquen los dineros de la seguridad social en el Presupuesto General del Estado, la Contraloría General del Estado haciendo cumplir sus recomendaciones de obligatorio cumplimiento, la Superintendencia de Bancos controlando técnicamente las inversiones del BIESS…sin temor y/o favor al gobierno de turno. (O)