¿Se acuerda estimado lector cuando en su niñez jugaba al “Florón”? Con cierta variación en la letra solíamos cantar “el florón está en mis manos, de mis manos ya pasó, las monjitas carmelitas salieron de Popayán a buscar lo que han perdido, debajo del arrayán, adivina quién lo tiene, dónde está el florón” pues le cuento que la política nacional vive un auténtico Florón, los protagonistas son los niños “Lupis” y “Guille”, el Florón no es ni una piedrita, ni una canica, ni ningún juguete, sino los Proyectos de Ley Económico Urgentes.

         Hubo un día en que el “Guille” le dijo a la “Lupis”, aquí te traigo el “Florón” para que juguemos, no te olvides que con mis amigos te dejamos estar aquí, así que ayúdame a que el “Florón” pase rápido, a la “Lupis” no le gustó que le digan eso y le recordó al “Guille” que andaban “juntos pero no revueltos”.

         La “Lupis” agarró el “Florón” y se juntó con sus amigos del CAL y decidieron decirle al “Guille” que el “Florón” estaba mal hecho, que se había apurado y que está haciendo una fanesca por lo que le devolvió el “Florón” para que lo haga más bonito y les vuelva a presentar para poder jugar (debatir y aprobar).

         Parece que el “Guille” se enojó porque a ese “Florón” lo venía haciendo desde hace 12 años con sus amigos (los de la Fundación que constituyó para pensar y desarrollar el Ecuador del futuro) así que entre líneas le dijo a la “Lupis” ya no juego contigo y en 30 días el “Florón” será solo mío (se aprueba por el Ministerio de la Ley), pero además los amigos del “Guille” empezaron a decirle a la “Lupis” y a sus panas que si siguen molestando los van a “acusar con su mamá” y ya nunca más jugarán con ellos (la muerte cruzada) así que o se ponen a jugar o cada uno se va a su casa, pero como el “Guille” es el dueño del “Florón” él se queda jugando 6 meses más (más o menos como cuando el dueño de la pelota se enojaba y se iba dejando con los “churos hechos” a los demás).

         Afortunadamente el “Guille” y sus amigos (algunos también panas de la “Lupis”) entraron en razón y ya no se va a llevar el “Florón”, sino que va a hacer que sean 2, digo 3 “florones”, así nunca más los niños se van a quedar sin tener con qué jugar, si la “Lupis” quería un mejor “Florón” ahora tendrá 3, tiene 30 días para jugar y devolvérselo al “Guille”, parece que todo se había solucionado ¡Pero no!

         Resulta que “no contaban con la astucia” de “Rafiquito” y “Jaimito”, que junto con sus amigos dijeron que no querían jugar ni con el primer “Florón”, ni con los nuevos 3 “Florones”, eso le molestó al “Guille” y le dijo a la “Lupis” no importa, nosotros los buenos somos más y decidió ya no hablar ni con el “Rafa”, ni con el “Jaimito”, ni con sus amigos porque son malos y no le quieren ayudar a jugar ¡Ah! Pero también les volvió a decir “me llevo el Florón” y como el “Rafa” no puede jugar más (ya no hay reelección) y el “Jaimito” no la quiere entonces parece que el “Guille” se queda, pero ahora sin la “Lupis” y sus panas.

         Todo este relato cómico de una tarde de niños resume los últimos hechos de la relación entre el Ejecutivo y el Legislativo, en una pugna inútil y estéril que solamente ha enervado a la ciudadana que presume que la Asamblea es como el perro del hortelano “Ni come, ni deja comer”, “ni vive, ni deja vivir”, “ni trabaja, ni deja trabajar”.

         La “muerte cruzada” no es la solución, el Ecuador no merece estar en elecciones todos los años, eso no es democrático, no es justo para un país con tantas necesidades y sobretodo no es válido si queremos progresar, hago votos entonces porque la discusión entre el “Guille” y la “Lupis” cese, el país está en sus manos y no tenemos tiempo que perder.