A pesar de que Moreno dijo que al final de su mandato dejaría inmunizadas a dos millones de personas, a tan solo una semana del cambio de mando presidencial, todavía no nos acercamos a esa cifra, en tal virtud las esperanzas están puestas en el nuevo presidente, Guillermo Lasso quien asumirá funciones el próximo día lunes.

Lasso ha hecho el anuncio de que se realizará la vacunación utilizando el padrón electoral, para que sea mucho más afectiva y rápida, todos esperamos que este sistema tenga el mayor éxito posible, pues si bien es cierto que fue eminentemente necesario el confinamiento, pero sin duda la economía nacional no da más, la única tabla de salvación que tenemos es el ofrecimiento del presidente entrante, de inmunizar a 9 millones de personas en los primeros 100 días.

Esperamos por el bien del Ecuador y de todos nosotros, que este ofrecimiento se cumpla a cabalidad y no se quede corto, como ha sucedido con lo dicho por el presidente saliente, recordemos que en las grandes naciones ya están inmunizadas la mayoría de sus habitantes, por lo que en la actualidad, es hora de que las vacunas lleguen a países pobres como el nuestro, más aún cuando varios presidentes de las grandes naciones, coinciden en que la fórmula de las mismas debe ser compartida a otros países para acelerar la vacunación.  Dios nos ayude para que este mismo año, se pueda controlar la crisis sanitaria, este es el principal problema de la mayoría de países en la actualidad y con problemas sociales como los Colombia, en donde se han dado manifestaciones sociales sin distanciamiento, seguramente repercutirá pronto en Ecuador, es por eso que no servirán de mucho los confinamientos si no se acelera la inmunización masiva de la población. (O)