En una clase del tema sobre liderazgo un estudiante ante una práctica me respondió “cada quien busque su propio interés, no tengo por qué pensar en los demás sino en el bien propio”. Por momentos quedé paralizada y me dije si actualmente la era de los milenios da lugar para olvidarnos del prójimo; pensé en las escritura de la biblia cuando 1 Corintios 10:24 “Nadie busque su propio bien, sino el de su prójimo” es un mandato totalmente opuesto a lo que con facilidad logró exponer mi alumno.
El liderazgo es la clave para que las organizaciones, instituciones, departamentos o proyectos de cualquier índole funcionen. Sin embargo, en estos tiempos de tanta complejidad es muy difícil encontrar personas que desarrollen su liderazgo de forma acertada con un equipo que esté convencido de los propósitos de la organización.
Es evidente que el liderazgo no tiene una sola vertiente, sino es parte de un proceso continuo que determina el desarrollo y transformaciones sociales que generan la búsqueda de los propósitos comunes. Tiene una función en la organización, institución, comunidad o en un equipo de trabajo y es precisamente unir y llevar al grupo a intereses comunes.
Las organizaciones dependen para crecer y perdurar en el liderazgo y es allí donde recae la gran importancia, el líder en todos los aspectos debe establecer una buena comunicación y mejorar la capacidad de integración de los miembros para fines comunes. Es muy complejo coincidir con todas las características de un buen líder, sin embargo es posible considerar algunas de ellas, la primera sería ser honesto, esta característica del líder es fundamental para el equipo de trabajo, dado que la verdad debe ser la mayor arma de un líder. Si un líder en el marco de sus actividades miente continuamente es posible que se pierda la credibilidad de sus acciones y se pierda así la confianza entre los miembros. Tener un pensamiento positivo, esto determina la mejor forma de implementar un aprendizaje en cualquier situación; saber delegar: un líder no puede hacer todo solo. Pensar esto, es algo irrealista. Por lo que un buen líder necesita dejar solos y confiar en sus colaboradores para que el trabajo en equipo sea eficiente. Hacer uso de una buena comunicación, lo que permite incentivar a los miembros del grupo y cultivar el éxito.
Inspirar al grupo está enmarcado en los procesos de motivación y el líder debe transmitir pasión por lo que hace a sus colaboradores, también establecer estrategias para un trabajo de equipo equilibrado y sin desigualdades, el reconocimiento a los miembros del equipo cuando corresponda y sobresalgan son parte de las condiciones que debe regir en la dinámica directiva de un líder, fomentando el crecimiento y los buenos hábitos.(O)