No se puede seguir abusando de los más pobres para realizar plataforma política, el Presidente ha sido enfático en señalar que está abierto al diálogo, sin embargo, al parecer los cabecillas de esta manifestación, tienen otras intenciones y no son necesariamente las de arreglar esta situación.
Han llamado poderosamente la atención, las declaraciones del Ministro de Defensa, quien ha manifestado que no permitirá el vandalismo ni la convulsión social, hechos que claramente están siendo estimulados por grupos del narcotráfico y la delincuencia organizada, se manifiesta que esta protesta, tiene claros tintes de caotizar por completo al Ecuador, para cambiar de régimen por uno más permisivo, que se haga de la vista gorda para permitir el desarrollo y la expansión de este negocio, como sucedió en anteriores gobiernos con actitudes que llevaron a quedar atrapados en brazos de la delincuencia, fruto de la droga y la descomposición social.
Ante esta realidad en la que se siente y ve que hay tantos infiltrados que están involucrados con la mafia, que buscan la anarquía en el país, las Fuerzas Armadas deben actuar con el uso progresivo de la fuerza, si estos grupos no entienden por las buenas, tendrían que entender por las malas, pero no se puede entregar el gobierno en bandeja de plata, a manos terroristas y narco guerrilleras, como así lo denuncian las autoridades. (O)