No sabemos si es por ley o tradición, lo cierto es que es muy interesante; pues eso de que haya una voz distinta a la existente es muy necesario.

Nos referimos a la Silla Vacía en el Consejo Municipal, lugar que debe estar ocupado por un representante de los barrios o instituciones que tenga interés en las cosas de la ciudad.

Creemos muy importante ese puesto que no debe permanecer vacío, pues unas veces acorde con el pensamiento del Alcalde o concejales, en otras ocasiones puede diferir y demostrar el pensamiento ciudadano; pero muy lejos del personalismo.(O)