En estos últimos meses hemos visto como se ha incrementado de manera acelerada la delincuencia en nuestra ciudad y provincia, hoy encontrar armas, droga y un sinfín de otros delitos, se ha convertido en el pan nuestro de cada día; sin duda mucho tiene que ver con la influencia de la penitenciaria de máxima seguridad, este es un asunto que debió resolverse hace mucho tiempo, pero sigue siendo postergado y el problema se agrava día a día.

Hoy por hoy este centro penitenciario no solamente está lleno de pandillas y mafias, sino que gran parte de las mismas, pertenecen a distritos de la Costa, algo que no tiene que ver con nuestra realidad; sin embargo los más buscados de esta región y del país, viene a gobernar en esta cárcel, como si se tratara de su reino, es por eso que mucha gente indeseable que tiene que ver con estas mafias, está transitando continuamente por nuestra urbe, he ahí el famoso incremento delincuencial que nadie puede pararlo. Y como lo hemos dicho, el mismo se va empeorando de manera acelerada, sin que nadie lo pueda contener.

Las autoridades brillan por su ausencia, esta tierra vive sin Dios ni Ley, va a la deriva, sin el menor control de su realidad, solamente esperando algún día no darse contra los arrecifes y acabar de una vez por todas, con la poquísima tranquilidad que le queda.(O)