El regreso del eterno ausente

5
1788

El 3 de octubre ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en Colorado Estados Unidos, civiles y representantes del Estado ecuatoriano, comparecieron a una audiencia pública en la que miembros de comunidades indígenas, abogados, madres y representantes del Comité de desaparecidos del Ecuador, expresaron sus reclamos respecto de situaciones que consideran violatorias a los derechos humanos que los comparecientes poseen.
El Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi (MICC), a través de su autoridad en Ingeniero Leónidas Iza, Esther Vargas Miembro de la Comisión de justicia y sus abogados patrocinadores, el doctor Carlos Poveda Moreno, Julio César Llanganate, y el abogado Lenin Sarsoza, llegan a la Comisión con un mensaje en el que instan al Estado ecuatoriano a que se respeten y apliquen las normas e instrumentos internacionales que protegen los derechos de pueblos, y nacionalidades indígenas de nuestro país respecto de su capacidad para aplicar justicia indígena. En un limitado discurso por el tiempo, pero conciso en su mensaje, dichas personas supieron mostrar al mundo entero la manera en que el Estado ha vulnerado sus derechos; así también, como se ha criminalizado el ejercicio de sus atribuciones y como las mencionadas acciones han sido confundidas con delitos comunes. El contraste de información que se dio a conocer es de gran interés, ya que Leonidas Iza desde su vivencia demuestra lo que es vivir inmiscuido en un proceso de carácter penal, la ausencia del líder dentro de la comunidad y la preocupación que esto provoca en los pueblos indígenas. Por su parte, Esther Vargas agrega la importancia de que una mujer indígena pueda acudir a estos espacios, ha sabido transmitir que en su condición ha sido vulnerada ya que la visión generalizada es que el hecho de ser mujer se considere un aspecto de debilidad mas no de empoderamiento.
El contraste fue enriquecedor con la intervención del Dr. Carlos Poveda Moreno, quien se refirió sobre los puntos jurídicos en los cuales se debe poner atención y realizar un seguimiento por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Adicional a ello, recalcó la falta de cooperación que existe entre la justicia indígena y ordinaria; así como también la necesidad de que se realicen visitas in situm en el Ecuador.
Pues bien, la intervención del Estado ecuatoriano, es plausible considerando que tras la década ganada fue el eterno ausente, sin embargo, su comparecencia fue bastante cuestionable.
Se refirieron varios puntos normativos y legales, que en estricto derecho constan postivizados; no obstante, en la práctica no se los utiliza porque es evidente que el saldo de personas criminalizadas es bastante elevado. Algo que llamó mi atención de manera particular fue que, el Estado ecuatoriano, sobre las preguntas de fondo que realizaron los comisionados, manifestaron que mucha de la información no la manejaban porque se compareció con un análisis general de la situación. Lo que advierte que se sigue desconociendo y quitando importancia a los temas que tengan referencia con los pueblos y nacionalidades indígenas.
En la segunda etapa de estas sesiones la situación fue dramática, ya que, sobre el tema de desaparecidos en Ecuador, se dejaron ver situaciones personales de familias enteras que sufren la ausencia de sus seres queridos. Madres que se quebraban en llanto porque no reciben respuestas, y ante esto, un Estado que presentaba diapositivas, análisis y cifras de la buena gestión que ha tenido respecto de los desaparecidos en Ecuador.
No se desconocen los esfuerzos que se realizan porque la situación mejore, pero a lo que si se apela es a que las autoridades se empoderen realmente de estos temas, lo cuales requieren atención y no solo una demostración estadística. Las respuestas que requieren las victimas deben poseer un gran índice de coherencia jurídica, es innegable. Pero también dosis elevadas de humanidad. Como hija, amiga, profesional y parte del equipo jurídico del Movimiento Indígena es un orgullo haber participado del camino que nos ha brindado esta experiencia, porque a pesar de las piedras que hemos encontrado, el objetivo ha sido conseguido y NADA NI NADIE nos quitará lo alcanzado.
Las luchas sociales empiezan en cero, pero continúan acrecentando el espíritu por ver una nueva sociedad, más solidaria y comprometida que requieren que el eterno ausente regrese, pero para quedarse.(O)

5 COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 3 =