El objetivo de este salón religioso es convertirlo en un santuario. FOTO N.G. LA GACETA

En uno de los sectores de la parroquia Mulliquindil-Santa Ana finalizó la construcción.

Juan Enrique Yachilema, presidente de la comunidad de Ilumpucho, dio a conocer que la obra se ha denominado la casa de María Auxiliadora; “gracias a las autoridades municipales se ha puesto mucha énfasis en esta obra”; recordó que cuando visitó el alcalde la casa hace 5 años no existían baterías sanitarias ni patio para las festividades, “era una comunidad olvidada, por lo que hoy en día se está llegando a un feliz término con la obra que es de gran ayuda, quedando pendientes las torres, por lo que seguirán gestionando poco a poco”.

Desde el momento que llegaron a firmar los convenios, la comunidad ha puesto la mano de obra no calificada y profesional, recalcó que no solo pueden esperar que las instituciones ayuden y hagan todo, “con el poco presupuesto que se tiene hemos trabajado de forma conjunta y hoy en día se están viendo los frutos con una hermosa iglesia”.

Además indicó que el reverendo padre está en los trámites, “la aspiración es que sea un santuario del caminante de María Auxiliadora, 142 moradores de la comunidad de los cuales 32 pasan solo en Europa y que a la distancia también han puesto su aporte -al igual que todos los moradores- para que las festividades se desarrollen de la mejor manera”.

María Auxiliadora es la patrona de la comunidad, por lo que a la festividad asisten unas 500 personas devotas de los barrios vecinos y de otros sectores, la infraestructura que tienen es una de las primeras en las comunidades, los kioscos comerciales que tienen no existen en ninguna otra comunidad, “esto está apegado al centro cultural, donde funcionaba la iglesia se tiene un segundo salón de sesiones para actos y se lleva la administración de la escuela; se ha iniciado el trámite para que vuelva a funcionar y así dar vida a las comunidades”. (I)