Si bien en cierto que el sol nos proporciona el calor necesario para vivir, que nos ayuda a fortalecer nuestro sistema, además de entregarnos diariamente sus vitaminas, y que un día soleado es muy hermoso especialmente cuando amanece, el sol nos da los buenos días y nos deleita con su belleza natural; también debemos tomar en cuenta que por estar situados en la mitad del mundo los rayos son directos y también pueden causar daños.
Últimamente los calores intensos no han sido de lo más normales, ya que aparecen y desaparecen sin ningún aviso de estación o temporada, lo cual nos alerta a estar prevenidos para protegernos de ellos.
Debemos evitar exponernos al sol en las horas centrales del día, tratar de aprovechar las sombras cuando caminamos, siempre estar hidratados y si es posible con un termo con agua, es bueno usar ropa ligera y de colores claros, y especialmente usar protector solar de acuerdo al tipo de piel y lugar donde vivimos.
Al igual que en el resto del cuerpo, la exposición a los rayos UV causa daño acumulativo en los tejidos que componen el ojo. Los rayos UVB que son de longitud de onda media, o UVA de onda larga, provocan deterioro estructural en las proteínas que componen la córnea, conjuntiva, cristalino y retina. Por lo tanto es bueno usar un tipo de gafas que tengan protección contra estos rayos para evitar especialmente en horas pico el daño a nuestra visión.
Debemos ser conscientes de las horas para hacer ejercicio, que deben ser por lo general horas en que el sol no pegue tan fuerte, como las primeras horas del día y las últimas de la tarde, así los rayos no serán dañinos.
En las escuelas es preferible que los maestros realicen con los niños las actividades en canchas techadas y por un tiempo prudencial. Los chicos deben estar bien alimentados e hidratados para evitar desmayos.
Las plantas deben ser regadas en horas de la tarde para que el sol no las queme, y hacerlo frecuentemente. Es importante también cuidar a los animales con la ingesta de agua.
El Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi) ha reportado en la Costa temperaturas de hasta 31 grados, antes no registradas en los últimos años, que han durado varios días. Es necesario estar en alerta de todas las indicaciones de éste instituto. Luego de las altas temperaturas en la Sierra, se han dado lluvias intensas y con granizo.
Tomemos en cuenta estas recomendaciones para que el sol sea nuestro mejor amigo y no un enemigo que a largo plazo afecte a nuestra salud.(O)