Cuando conocí el Museo del Agua en Quito, me encantó la forma con la que enseñan a los niños en especial, cómo es el proceso para la potabilización, además de que este espacio cuenta con muchos juegos interactivos en los cuales los padres y maestros también pueden participar. Este espacio tiene además una vista maravillosa de toda la ciudad.

Hoy en el mercado vemos cantidad de bebidas:  agua naturales, con sabores, energizantes, jugos, entre otras tantas variedades. Las marcas varían los precios también, cada una dice ser la mejor en el mercado.

Nuestro cuerpo está compuesto de un 70% de agua, es decir que es vital tomar agua todos los días. Las sociedades recurren a este gran elemento para generar y mantener el crecimiento económico y la prosperidad a través de las actividades como la agricultura, la pesca, la producción de energía, el turismo.

La contaminación del agua hoy por hoy es preocupante pues es amenazada la salud del ser humano y su calidad de vida. Debemos tomar al menos ocho vasos de agua diarios para mantener nuestro cuerpo saludable a parte de otras bebidas.

Ya en el mundo nos estamos dando cuenta desde hace mucho tiempo que el agua no es un mero producto de consumo, sino un recurso natural invalorable. Ya en muchos países la botella de agua cuesta más que el vino, por ejemplo.

En el Ecuador tenemos ríos, lagos, lagunas, cascadas y reserva de mar que no tienen precio. La mayoría de los más de dos mil ríos que hay en nuestro territorio nacen en la cordillera de los Andes, es por eso la importancia de las personas que viven cerca de las montañas y los cultivos porque ya desde allí baja el agua que va para el consumo de todos.

Recuerdo que de niños en el escuelas nos hacían filtrar el agua para ver el proceso, pasando por muchas piedras escogidas y un filtro, luego pasaba el agua por sorbetes a un vaso y podíamos ver la diferencia.  Hoy con la tecnología y tantos elementos se puede enseñar a los pequeños cómo se realiza el proceso, y con los múltiples videos pueden tener una mejor idea de la conformación de nuestro planeta que es un 70% agua, tesoro mundial.

Tal vez si tuviéramos más conciencia de la importancia del líquido vital no ensuciaríamos los ríos con tantos químicos y basura que tanto cuesta su purificación. El planeta necesita cada vez más gente consciente que estudie y tome la posta para salvar este recurso.

El planeta merece nuestra ayuda, no sólo el 22 de marzo debe ser el día mundial del agua sino todos los días. Los recursos hídricos son la base para generar empleo y bienenstar de los seres que lo habitamos. Dejemos a nuestros niños una escuela de conservación y de uso adecuado del mismo ya que ellos serán los que heredarán la Tierra.

No desperdiciemos el elemento más importante de la tierra, empecemos hoy. (O)