Singular torreón municipal pujilense, ubicado en pleno centro de la población que hoy celebra su aniversario cantonal. Imagen: Internet

Dicho torreón, se conjuga perfectamente con el entorno patrimonial del Centro Histórico de Pujilí, y representa lo más emblemático del cantón junto al templo matriz. Los esfuerzos por el mantenimiento de dicho torreón y en general del Palacio Municipal, se deben a los entusiastas administradores pujilenses, a todos, pero llama la atención -a partir del temible sismo de 1996- la formidable labor del Municipio, sus autoridades y los cabildantes, para no dejar desplomar dicha edificación, como también es el magnífico torreón, que ha sido el testigo mudo de los más importantes acontecimientos sociales, políticos y folclóricos del siglo XX en Pujilí.
Esta edificación debe seguir siendo el ‘mirador’ del futuro pujilense, de sus conciudadanos, de sus autoridades y de quienes tienen el honor de visitar esta tierra bendita, que será siempre el ejemplo de labor comunitaria y social en favor de la provincia y el país. Todo el siglo XX e inicios del siguiente, lo tenemos como testigo de los grandes cambios sucedidos en Pujilí, especialmente del respeto que el torreón representa, cuya admiración no se detiene para quienes lo conocen y que siempre vuelven a disfrutar del entorno singular de esta tierra fundada por el cacique Sancho Hacho de Velasco en el siglo XVI.
Mi afecto para Pujilí, pues el suscrito tiene su raigambre, cuando ‘por primera vez’ se habría reunido el Concejo de Pujilí en enero de 1853, luego de la organización de la primera cantonización en octubre de 1852, cuando es elegido ‘Alcalde Primero Municipal’ mi tatarabuelo paterno Sr. Ignacio García Capelo, quien fue con los respetables cabildantes, los que iniciaron la labor municipal hace ya 167 años.
Este hecho y otros más, me permiten recomendar que la futura utilización del Palacio Municipal de Pujilí, en calidad de un Centro de Interpretación -léase museo- tenga la seriedad y la importancia que Pujilí merece, es decir allí bien se podrían adecuar varias instancias y/o espacios dedicados a:
— Una sala capitular de expresidentes del Concejo y Alcaldes;
— Mantener el Salón de Honor ‘Guilermo Rodríguez Lara’, procurando mejorar su decoración;
— Una sala dedicada al folclor local (folclor y todas sus aristas);
— Otra sala donde se evidencien visualmente y con pequeñas semblanzas, los más importantes Valores Humanos de Pujilí;
— Una historia de Pujilí, en una llamada ‘línea del tiempo’, desde -por ejemplo- el siglo XVI al XX;
— Un homenaje a la belleza femenina del cantón con sus reinas, etc.;
— Una narración de la historia del Palacio Municipal de Pujilí;
— Las más importantes edificaciones patrimoniales;
— Una pinacoteca de artistas cantonales;
— Espacios dedicados a cada una de las parroquias urbanas y rurales;
— Planos y mapas antiguos de Pujilí hasta la actualidad.
Esto y mucho más se podría exhibir en el futuro museo municipal, eso sí, sin dañar ni modificar la esencia de dicho Palacio, que es Patrimonio de los pujilenses. Por ello, en adelante los pujilenses y los ecuatorianos podrán visitar y conocer lo mejor de la cultura e historia de San Buenaventura de Pujilí. Por esta razón, me permito sugerir al Sr. Alcalde y a los miembros del Cabildo, en especial a mi amigo Dr. Édgar Jiménez Sarzosa, digno Vicealcalde, que estos elementos se incorporen debidamente y con buen gusto al que pretenden convertirle en museo, en un buen museo que no dañe en nada a dicho Palacio, pues de lo contrario, seremos los primeros en sugerir, de igual manera, que se paren las posibles incorrecciones, que estoy casi seguro no se cometerán.
Quien estas letras escribe, tiene alguna experiencia en estos temas, la respuesta la tenemos en el Museo Municipal de Latacunga, pues soy el autor completo de los textos históricos que allí se exhiben y de mi archivo historiográfico tomamos las imágenes allí expuestas, por ello, me permito sugerir lo mencionado, pues cada cantón, cada parroquia, cada provincia tiene siempre algo que divulgar al mundo. Las oficinas se trasladarán a otro proyecto arquitectónico y darán paso a lo verdaderamente emblemático de Pujilí, que se conjugará perfectamente con el entorno urbano que allí se observa.
Que la cultura oficial y la cultura popular se exhiba en Pujilí, que los valores académicos y los valores de nuestro folklore se muestren, pero que se muestren, en exhibiciones dignas de Pujilí, de su gente y de sus verdaderos Valores Humanos.
Mi homenaje a Pujilí en su aniversario de cantonización, que las acciones de sus mujeres y hombres que lucharon por ello en 1852, sean el permanente ejemplo de superación cantonal, que siempre mantengan aquel intelecto en favor de los suyos. La historia de Pujilí está por reescribirse y nunca es tarde para hacerlo.(F)