No hay una cifra real de la cantidad de migrantes indígenas que existe en Latacunga. FOTO J.P. LA GACETA

El sector occidental de Latacunga acuña a grandes cantidades de migrantes del sector rural; de acuerdo a las autoridades que trabajan en coordinación con las casas de salud, sólo en el barrio Loma Grande existen 50 casos de embarazos adolescentes.

Los barrios Loma Grande  y San José de Pichul son dos de los sectores que más han recibido migrantes del sector rural de Pujilí (Guangaje, Zumbahua). El desconocimiento de educación sexual, entre otros factores propician los embarazos en jóvenes menores de 18 años.

Juan Santo, es el presidente del barrio Pichul y también coordinador con los profesionales del Subcentro de Salud Loma Grande. Su labor el propiciar que los médicos, enfermeras y demás trabajen sin problemas, mediante sociabilizaciones con los moradores del barrio.

Durante las campañas de vacunación y promociones de salud que realizan los profesionales se toparon con una dura realidad: en los sectores de Loma Grande y Pichul existirían al menos 50 adolescentes indígenas embarazadas.

Esto no es todo, un elevado porcentaje de la población migrante vive en situaciones de extrema pobreza y hacinamiento, “se conoce que en un solo cuarto viven dos o tres familias”, comentó el Presidente del barrio Pichul.

El Ministerio de Salud Pública considera el embarazo en niñas y adolescentes como un grave problema de desigualdad social, salud pública y de vulneración de derechos humanos; especialmente el embarazo en niñas menores de 14 años está directamente vinculado con violencia sexual.

En julio del 2018 se presentó la “Política Intersectorial de Prevención del Embarazo en Niñas y Adolescentes 2018 – 2025 con el afán de fortalecer la coordinación intersectorial, la participación social y la gestión del conocimiento para la prevención del embarazo en niñas y adolescentes, así como la asignación de recursos económicos para salud, educación y protección en la niñez y adolescencia.

A nivel nacional

De acuerdo a los datos del  Instituto Ecuatoriano de Estadísticas y Censos (INEC) en el 2014, 49,3 de cada 100 hijos nacidos vivos fueron de madres adolescentes, de hasta 19 años. (I)