Hace más o menos un mes se produjo un entredicho entre funcionarios del gobierno del Presidente Lenin Moreno Garcés (Ministros de algunas Carteras de Estado y el Director del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos –INEC-), sucede que no coinciden en las cifras emitidas por el organismo especializado INEC en relación con el denominado Empleo Informal, ese es el meollo del asunto.
La solución cambiar al Director del Instituto de Estadísticas y Censos, disponiendo que el nuevo se ponga de acuerdo con los Ministros de Economía y del Trabajo, para establecer información que pueda ser sostenible por el régimen, frente a la opinión pública, esto es, que se inicien procesos incluyendo nuevos indicadores que permitan un análisis especializado-certero de cada sector de la economía, buscando generar información que establezca verdaderos insumos sobre empleo y establecer políticas públicas relacionadas con este fundamental tema.
Recordemos como están establecidos los indicadores actualmente en esta materia, incluyen categorías como: empleo adecuado o también conocido como pleno empleo, subempleo, empleo no remunerado, otros empleo no pleno, empleo no clasificado y desempleo. En definitiva, se trata de agregar más variables para el análisis profundo de las personas que tienen un empleo inestable.
El gobierno nacional ha decidido conformar una comisión “técnica” integrada por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos –INEC-, Banco Central del Ecuador –BCE-, Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo-SENPLADES-, Ministerio del Trabajo, Ministerio de Economía y Finanzas, Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social –IESS- a los que se sumarían organismo internacionales especializados como la Organización Internacional del Trabajo –OIT-, Banco Mundial -BM- y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe –CEPAL-, el objetivo último será profundizar en la realidad de empleo, subempleo, desempleo y trabajo precario en el Ecuador.
De otra parte es importante señalar que los nuevos tipos de contratación implantados por el gobierno, tampoco han incidido en mejorar los indicadores de empleo y desempleo en el país, se creó con mucho optimismo nuevas formas de contratación temporal que -ya en vigencia- podrían abrir por lo menos 100.000 nuevas plazas de trabajo en el presente año y que crezca en los años siguientes, en sectores como: el turístico, bananero y florícola, sin embargo, transcurridos varios meses de vigencia de este nuevo marco regulatorio-laboral, los resultados no son optimistas, los datos del Ministerio del Trabajo desilusionan, solamente el 4% de contratos firmados en los últimos meses se han acogido a esta nueva modalidad temporal. Se argumenta falta de difusión e información sobre estas nuevas modalidades de trabajo. En el ámbito local varias empresas florícolas están liquidando o cambiando de ubicación en otros cantones y provincias, no encuentran incentivos propicios para mantenerse en la localidad, esto obviamente será materia de otro artículo de opinión.
Esperemos que frente a esta realidad –por lo menos- se mantengan las plazas de empleo existentes y que estas nuevas modalidades de trabajo temporal vayan en aumento, siempre velando que se cumpla a cabalidad con la ley laboral, esto es, que se pague el correspondiente salario diario, la parte proporcional de los décimos, el fondo de reserva y la afiliación al IESS. De otra parte, hemos de opinar que siempre será mejor buscar fórmulas que permitan crear fuentes de trabajo estables, esto beneficia a la economía del país y en el plano social produce tranquilidad familiar, tomando en consideración que las condiciones de vida de una gran parte de la población –en los actuales momentos- es más complicada –ahora- que hace años atrás… las razones y motivos son de conocimiento público y han agravado el persistente problema de empleo, subempleo y desempleo en el país.
Estimo que debemos buscar fórmulas que impulsen el crecimiento del aparato productivo nacional, de manera especial , a las micro, pequeñas y medianas empresas quienes juegan papel preponderante en una nueva visión de país, incluyente, articulada y participativa … un nuevo tejido empresarial ecuadoriano.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − 2 =