Lo cierto es que la presencia de Ónicron vuelve a poner sobre el tapete el debate de la importancia de la vacunación.  Muchos países están exigiendo el carnet de vacunación.  Ahora son más los opositores a nivel mundial que se retractan.

En el plano nacional la situación es similar, para hacer cualquier trámite en entidades públicas se requiere del documento que acredita estar inmunizado. La medida ha provocado que todos los rezagados busquen ponerse al día y que cada ciudadano porte su carnet de vacunación.

El mundo se blinda, especialmente en Europa han comenzado las restricciones, las personas no vacunadas deberán hacerlo obligatoriamente cómo será el caso de Alemania.

El plan de vacunación a nivel nacional continúa a ritmo consistente, la aplicación de las terceras dosis ha tenido una respuesta positiva de la población.

Se insiste en el llamado a la ciudadanía a no bajar la guardia y mantener estrictas medidas de bioseguridad, uso de mascarilla y distanciamiento son las únicas armas frente a un enemigo invisible que llegó para quedarse .