“Si roban, roben bien, justifiquen bien“, así en buen romance, en castellano y clarísimo arengaba la diputada de Pachakutik, Rosa Cerda durante un evento a su audiencia, la que la aplaude sin calibrar o calibrando el verdadero significado de sus palabras.

Creemos que las explicaciones sobran, dónde quedaron  los principio fundamentales del pensamiento ancestral de los pueblos y nacionalidades indígenas “ama killa, ama llulla, ama shwa”, “no ser ocioso, no mentir, no robar”, si su representante parlamentaria promueve micrófono en mano todo lo opuesto.

Sería bueno que la asambleísta Cerda recuerde que la aplicación de estos principios fundamentales dicta una conducta ética y de valores que tienen que enraizarse no sólo en los pueblos indígenas, sino entre todos los ecuatorianos, porque esta será la única forma de eliminar las viejas prácticas que han llevado a la Nación al estado en el que se encuentra.

Lo mínimo que se espera de la Asamblea Nacional es que haya una reacción acorde y ejemplarizadora con esta conducta inapropiada y sería bueno que su bancada en lugar de defender lo indefendible amoneste como se debe a quien ha demostrado no estar a la altura de las altas funciones para las que fue designada. (O)