Víctor Olivo, director Distrital de Educación Latacunga. Foto: W.C./La Gaceta

Cerca de 5 mil estudiantes de tercer año de Bachillerato y los graduados en años anteriores, rendirán en Cotopaxi el examen Ser Bachiller, iniciarán los grupos de atención prioritaria, el 14 de junio; los no escolares rendirán entre el sábado 15 y domingo 16 de junio, y los escolares serán evaluados desde el 17 al 20 de junio del presente año.

Luego de la fase de inscripción que fue desde el 24 de abril hasta el 7 de mayo, los alumnos procederán a rendir el examen que es uno de los requisitos para graduarse como bachiller y poder ingresar a la educación superior.
Víctor Olivo, director distrital de Educación Latacunga, indicó que se va a evaluar habilidades, aptitudes y destrezas en los cinco dominios: Matemático, Lingüístico, Científico, Social y Aptitud abstracta. La evaluación contiene 160 preguntas de respuesta cerrada y opción múltiple.
Para los alumnos que se quedan para el supletorio, remedial y examen de gracia se ha estipulado un cronograma establecido por planta central. En este sentido, los exámenes quimestrales será del 24 al 28 de junio 2019; juntas de curso y publicación de notas, 1 de julio; clases de recuperación para estudiantes que se presentarán a exámenes de mejoramiento y/o supletorio, del 2 al 16 de julio; exámenes supletorio y de mejoramiento, del 17 al 19 de julio; juntas de curso, publicación de horarios para exámenes remediales, 22 de julio; ingreso, aprobación, validación de información en el aplicativo de Titulación de Bachiller e impresión de títulos en los Distritos, del 10 al 23 de julio y la incorporación de Bachilleres será del 24 al 26 de julio.
Para el examen Ser Bachiller se ha establecido sedes que contengan laboratorios en óptimas condiciones. De igual forma, 96 personas privadas de libertad rendirán el examen en las mismas fechas, así como también recibirán su graduación.
Una vez que rindan la prueba los resultados desde la Senecyt serán publicados antes del 20 de julio, indicó Olivo.
Karla Olivares, estudiante de tercer año de Bachillerato, comentó que este será el último año que ocuparán los pupitres de su centro educativo, “causa tristeza, pero también alegría; puesto que estoy por culminar una meta más”.
El examen le causa preocupación, ya que aspira alcanzar los puntos necesarios para poder estudiar medicina en la capital de los ecuatorianos. “Es una carrera que me permitirá apoyar y ayudar a las personas”.(I)