Gustavo Morales, presidente de la Comunidad de Lampata Chasqui

Entre las obras que se priorizan se encuentran el mantenimiento vial y la construcción de un parque.

Después de casi dos años de paralización de obras a consecuencia de la pandemia, en la comunidad de Lampata Chasqui perteneciente a la parroquia de Panzaleo, se vuelve a retomar la ejecución de los trabajos.

Gustavo Morales, presidente de la Comunidad de Lampata Chasqui, informó que han realizado el cerramiento del cementerio, lo cual ha permitido mejorar la imagen del campo santo, “nosotros realizamos la solicitud del cerramiento desde el año 2019 y recién este año logramos que se haga realidad”.

Así mismo han coordinado con el GAD Parroquial para la construcción de un parque en la parte trasera de la iglesia central, de igual manera plantean la construcción de las aceras en la entrada a la comunidad, obras que por el momento están siendo analizadas por los entes competentes.

El presidente indicó que hace un mes GAD Cantonal realizó el estudio para la generación del mantenimiento vial de las arterias de la comunidad, “el estudio fue realizado en la calle del Arenal y la calle del Camino Real hasta la entrada de la comunidad, pero nos manifestaron que ese trabajo queda pendiente para este próximo año”. Espera que en lo que resta del año 2021, logren ejecutar alguna de las obras mencionadas anteriormente con ayuda de los habitantes de la comunidad mediante la mano de obra en las tradicionales mingas.