Luego de la afectación invernal ahora trabajan en la reconstrucción; las limosnas son para este fin; recorren en busca de ayuda.

Luis Arias, párroco de San Buenaventura de Pujilí, informa sobre la reconstrucción de la capilla del recinto El Palmar, parroquia El Tingo-La Esperanza, cantón Pujilí, que por los embates de la naturaleza fue afectada la población y trabajan en su recuperación. ‘He tenido la visita del señor Marcelo Álvarez, y a la vez del padre Gerardo Montenegro, párroco de El Tingo-La Esperanza, vamos a ofrecer una eucaristía el martes 4 de octubre, a las siete de la noche en la iglesia Matriz de la ciudad de Pujilí, contaremos con la imagen física de San Francisco.

Imagen que cuando fue el deslave y el desastre por el invierno, se vio afectada al igual que la capilla, en buena hora no en su totalidad, y gracias a la gestión del padre Gerardo y los moradores se ha reconstruido esta imagen y por eso el 4 de octubre a las 19:00 tendremos la misa, estamos organizando con las fuerzas vivas, con el equipo pastoral, para tener una bonita fiesta para recibir en la gruta del Señor de la Buena Esperanza, frente a la unidad educativa Belisario Quevedo de la ciudad de Pujilí a la imagen de San Francisco y bajar en procesión hacia el templo central.

Es bueno unirnos en oración por El Palmar, por El Tingo-La Esperanza, por todos los hermanos nuestros que sufrieron a causa del terrible invierno anterior; lo que me ha manifestado el padre Gerardo es que están realizando un recorrido por las parroquias y capillas, al ser el martes 4 de octubre el Día de San Francisco llega a la ciudad de Pujilí, y que mejor a la iglesia Matriz que es un templo franciscano, con el patrono San Buenaventura de Pujilí, al ser un templo misionero-franciscano, y bien por el comité organizador que han considerado hacer aquí la eucaristía, a la que invitamos a los fieles católicos.

Estamos organizando para que precisamente las limosnas de la misa de 4 de octubre en la iglesia Matriz vayan destinadas para la reconstrucción de la capilla del recinto El Palmar, con el liderazgo del padre Gerardo Montenegro y sus colaboradores, explica Luis Arias.