Lo conforman 54 familias que necesitan alumbrado público, agua potable, alcantarillado, área verde.

El sábado 2 de octubre será una fecha memorable para la historia de los habitantes del naciente barrio ‘Valle de Mulinliví’, asentado aproximadamente a 200 metros del monumento al Alfarero, ingreso por Quizacumbe a la parroquial artesanal La Victoria, norte del cantón Pujilí.

Allí desde las 14:00 se desarrolló un programa especial donde llegaron los dirigentes del barrio y las autoridades presentes, entre ellas el ex prefecto César Umaginga, el cual es actual asesor de la Alcaldía de Pujilí, el cual fue acompañado por los ediles Agustín Cuyo, Paúl Arroyo y Walter Armas, director de Planificación, que escucharon las propuestas y necesidades de este sector cercano a la carretera asfaltada de ingreso y salida a la cabecera parroquial.

Washington Hernán Serrano Baño, presidente del barrio en su amplia alocución dejó entrever la jornada de lucha para cristalizar el terreno, levantar varias de las viviendas e ir de a poco buscando el crecimiento urbanístico y solucionar sus servicios básicos. Hace una década llegaron a poblar el lugar y más tarde exactamente un 14 de febrero de 2020, se eligió la directiva provisional, la cual fue ratificada al ser jurídica el 25 de septiembre de 2021.

Actualmente señaló son 54 familias y las cuales plantean ante las autoridades municipales y de la provincia varias necesidades urgentes: atención en la seguridad, el mejoramiento del sistema de agua potable, ampliación del sistema de alcantarillado, mejoramiento de la planta de tratamiento de aguas servidas y poner al servicio de sector con el área verde, con juegos recreativos y espacio para el esparcimiento y la unidad. Hubo corte de la cinta, entrega de presentes a las autoridades, gastronomía y baile general.