Feligreses acudieron con sus oraciones a la iglesia para que reine la paz.

El propósito fue pedir por la Paz, la Unidad y la Esperanza en el país, la actividad estuvo organizada por la Diócesis de Latacunga, por lo que ayer, se ofreció una eucaristía en La Catedral de Latacunga y fue presidida por el obispo Giovanni Paz.

La iglesia de Latacunga quiso recordar el sentido de la paz. A las 10:00 inició la santa misa y en la liturgia participaron algunos sacerdotes. Los feligreses llenaron las bancas de la iglesia, además octubre es el mes de las misiones y se levantó un altar con la Virgen del Rosario.

En este tiempo se valora más la recomendación que exhortan los Papas al inicio de año. Y para este 2019 el papa Francisco ha invitado hacer la Jornada Mundial de la Paz y el mensaje fue “la buena política está al servicio de la paz” y entre sus características está saber escuchar y la preocupación por el bien común sin buscar intereses personales, expresó Mons. Giovanni Paz.  

Al vivir el país situaciones difíciles “para nosotros la eucaristía es el principio y el fin de toda nuestra fe y nuestra misión”, pidió por las autoridades, dirigentes de las movilizaciones para que el diálogo ayude a la construcción de la paz, así también solicitó que en cada familia se eduque a las nuevas generaciones en una cultura, de respeto, amor, perdón y solidaridad.

La misa duró cerca de una hora y culminó con los cánticos y oraciones propias.

Al mismo tiempo, el Obispo, instó por una información con transparencia desde la verdad “nos dicen que todo está bien, pero la realidad es que ya tenemos muertos”.

Ayuda

La Diócesis se activó para recibir donaciones y apoyar “a nuestros hermanos que luchan por una patria justa”, ante esto el martes en la noche se ha podido movilizar un camión desde El Tingo La Esperanza. El Obispo indicó que se ha recogido 20 quintales de arroz, plátanos, naranja, entre otros y para la entrega están coordinando con el Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi (MICC).

Además, existe una conexión con la Universidad Salesiana de Quito. “Hay mucha gente de buena voluntad que está apoyando de diferentes maneras”, expresó.

Quienes deseen colaborar pueden dejar alimentos no perecibles (atún, galletas, enlatados, agua, cobijas, medicinas básicas, ponchos impermeables), en la Diócesis o en la parroquia más cerca de su domicilio. (I)