El consumo de licor es uno de los principales detonantes de la violencia intrafamiliar. Foto internet.

Las campañas de diferentes instituciones enfocadas en reducir el consumo de licor, principal factor de la violencia intrafamiliar, es uno de los parámetros que indujo el declive de la violencia.

Cotopaxi cuenta con 1110 uniformados para resguardar el orden en los siete cantones, su distribución es de acuerdo a las necesidades de cada sector; la capital provincial es una de la que más demanda tiene.

Edison Valverde Rosero, comandante de Policía de la Subzona 5, dio a conocer que uno de sus objetivos primordiales, a un mes de haber asumido el cargo, es que exista mayor presencia policial en sitios neurálgicos de cada cantón para ahuyentar a los delincuentes.

Explicó que la percepción ciudadana que indica a Cotopaxi, como una de las provincias más inseguras del Ecuador, no tiene sustento debido que las estadísticas proporcionadas por la Fiscalía, basadas en las denuncias realizadas, coloca a la provincia por debajo de las 10 más conflictivas.

Estas estadísticas, son fluctuantes, están variando continuamente; sin embargo, Valverde considera un aliciente no estar en los primeros puestos. Con respecto al 2019, se logró bajar el 1% en torno a la delincuencia.

Con respecto a la reducción de violencia, la cifra es alentadora, se logró reducir un 25%, para el Jefe de Policía, esta reducción favorable se debe a las múltiples campañas que realizó la Policía Nacional en coordinación con varias instituciones para sensibilizar a la población sobre la agresión.

Uno de los descubrimientos que funcionó positivamente, se desarrolló desde el Área de Seguridad Ciudadana de la Gobernación de Cotopaxi, su principal, Tatiana Loma, ejecutó actividades con miras a disminuir el consumo de licor, especialmente tras los eventos deportivos futbolísticos que se desarrollan todos los fines de semana especialmente en los sectores rurales.

“Las llamadas de emergencia al ECU 911 se disparaban, especialmente los domingos en la tarde, tras los partidos de fútbol en los que se terminaba bebiendo”, explicó Lomas, quien lamentó que algunas de las personas que llegaban en estado etílico a sus hogares, agredían a sus esposas o convivientes.

Con base a ello, Valverde aseguró que continuará el apoyo a las campañas para reducir el consumo de licor, no solo en los eventos deportivos de fin de semana, sino también en las fiestas populares, intentando cambiar la percepción de la gente de que “sin licor no hay fiesta”. (I)