En el Ecuador hay más de 150.000 personas con enfermedades catastróficas. A pesar de que el Ministerio de Salud diga que todo está bajo control con estos pacientes, en el INSTITUTO ECUATORIANO DE SEGURIDAD SOCIAL  IESS, cada día nos topamos con diferentes realidades que hacen pensar lo contrario.

 Se descubren más casos que no son investigados y las medicinas muchas veces no han llegado a tiempo.  Los pacientes han hecho sus reclamos con justa razón.

¿Será entonces tiempo de que las autoridades vean la manera de mejorar el trato a estos pacientes, hacerles una encuesta para saber cómo realmente están siendo atendidos?  Porque lo que dicen muchas veces las autoridades, no es lo que los pacientes sienten y viven y en múltiples ocasiones la desesperación invade.

No sólo es un tema de medicinas, el trato y todo lo que tiene que ver en el mundo de cada paciente que debe ser registrado de diferente manera por su condición tanto física como emocional.

Se debe formar una comisión para tratar de verdad el manejo de la medicina en el IESS, analizando de fondo los fallos porque debemos ponernos en los zapatos de los que padecen estas enfermedades y darles una solución lo más pronto posible.

Ninguno de los que tenemos, entre comillas, buena salud estamos libres de caer en un estado de calamidad.

Hagamos eco de esta petición por parte de los enfermos catastróficos que se merecen todo el respaldo de la ciudadanía y más en estos tiempos tan complejos. (O)