El Frente Unitario de Trabajadores convocó a todas las centrales sindicales para unirse a una movilización a nivel nacional para el 16 de julio en contra de la Ley Humanitaria.

La situación del país es realmente crítica, en medio de una crisis sanitaria y económica sin precedentes, el Gobierno ha tratado de buscar una alternativa para salir del descalabro en que se encuentra la nación. Se ha tratado de aliviar en algo al 70% del sector productivo, prácticamente paralizado por tres meses y que debe afrontar problemas inmensos para mantener las plazas de trabajo y evitar que más personas salgan al desempleo.

Por su parte los trabajadores se sienten afectados y buscan reivindicar sus derechos en medio de un panorama desolador y extremadamente peligroso, pues la situación sanitaria es sumamente grave.

Es hora de llamar a la cordura, sería realmente lamentable que la movilización programada para el 16 de julio sea un nuevo foco de contagio nacional que propague sin control el Covid-19, empeorando radicalmente la situación de la salud pública y obligando a un retorno al semáforo rojo, algo que sería letal para la economía ecuatoriana.(O)