El protagonismo no es más que buscar la forma de ser apreciado o visibilizado en primer plano ante la ciudadanía, sea por las buenas o malas acciones.
AL RESPECTO. – todos estamos siendo testigos de las apariciones intempestivas de algunos ciudadanos que tratan de protagonizar a través de opiniones acertadas o equivocas, pero tratan de hacerlo a como de lugar.
Aparecen reclamos no competentes, opiniones deslindadas de una realidad social, una forma falsa de solidaridad, una generosidad con fecha de caducidad, apoyos sociales “desinteresados” auto información no ética, ni profesional, en fin, un circo estratégico de quienes aspiran alcanzar a corto plazo una elección popular a su favor.
El mal legado de una política y políticos que han dado mucho que desear por sus acciones y administraciones, ha hecho que algunos ciudadanos traten de ser autoridades a como de lugar, sin importar el gasto, la inversión, el cuestionamiento, la moral, la sinvergüencería que seguro la ciudadanía notará y posiblemente juzgará en las participaciones políticas venideras.
Más, sin embargo, también se puede apreciar nobles acciones o retribuciones sociales de personas que aún guardan valores y principios establecidos y que sin lugar a dudas lo hacen porque les nace hacer y porque verdaderamente dentro de su corazón hay respeto, amor al prójimo y a sus semejantes.
De a poco nos adentramos a un nuevo año, en donde seremos testigos de un agresivo protagonismo político, ya que seguro los partidos y movimientos políticos querrán “pescar” a sus mejores soldados ciudadanos y convertirlos en sus favoritos para las próximas elecciones del 2021.
Se viene un año en donde la prioridad para quienes viven de la política será la formación de una estructura política “sólida” en donde puedan “negociar” o generar inventos como las “alianzas” para ser parte de un nuevo gobierno; creo que todos los ecuatorianos queremos que verdaderamente sea un gobierno que nos represente, sea incluyente, democrático, respetuoso, íntegro y participativo.
La ciudadanía de a poco ha ido concientizando su voto, pero no es suficiente para elegir a quienes verdaderamente se lo merecen, esto sin generalizar porque hay autoridades honorables y respetuosas que logran el ser reconocidas como tal.
A través de diálogos ciudadanos cortos se puede escuchar algo retórico a mi parecer, esa frase que retumba los oídos y que seguro muy pronto desaparecerá, ya que el 100% de nuestra población algún día elegirá a quien verdaderamente los represente y tenga capacidad de gestión requerida; quizá ya nunca más se escuche “otra vez nos volvimos a equivocar” quizá nunca más.
Latacunga está viviendo el Bicentenario luego de este 11 de noviembre del 2019 en dónde para quienes aman y respetan su tierra sagrada prevalecerá esta mención y deslindará el mal protagonismo político que algunos buscarán. La Municipalidad local tendrá la responsabilidad de enaltecer este año venidero, destacando de otras festividades y dando a conocer que es un honor vivir en Latacunga y honrarla como se merece, ya que no es fácil cumplir 200 años de vida independiente.
Que suenen campanas de libertad y júbilo local por nuestro Bicentenario y porque toda propaganda política, que aparezcan camisetas blancas de libertad y borren colores que a conveniencia política nos quieran vestir, que no existan números diversos y en nuestros corazones siempre esté el número 200 de los años del Bicentenario.
Con mente y corazón trabajemos por un Bicentenario inolvidable, puro, distinguido, diferente y sobre todo real y respetuoso.
Latacunga se merece lo mejor, porque aquí nació la mejor gente del mundo, con unión seguro tendremos grandes resultados para este Bicentenario.(O)