Según varios economistas el camino que se ha escogido en esta época de crisis para sacar adelante al país, es el equivocado, dicen muchos de ellos que mantener el enorme tamaño del Estado casi intacto y pagar todos los subsidios de los combustibles es prácticamente un suicidio, si a todo esto se suma la enorme deuda adquirida irresponsablemente por el anterior gobierno y que tocará pagar desde el 2019 hasta el 2029; es decir, una década de prácticamente no tener recursos para mejorar la situación del país, solamente para realizar cancelaciones de la deuda y nada más.
Duélale a quien le duela estos paternalismos se tendrán que acabar, porque eso de tratar de compensar y tapar los huecos con más préstamos, para cancelar los sueldos de la burocracia y los subsidios, resulta una situación invivible que está yendo en contra de la subsistencia y crecimiento del país.
A pesar de que el tema se complicara mucho, se debe buscar la manera de evitar tantos pagos indebidos, no es época de subsidios ni regalías, se debe pisar en la realidad y la realidad es que Ecuador ha contraído una deuda prácticamente inmanejable, que lo mantiene atados de pies y manos; y sabiendo todo esto, se quiere seguir con las absurdas prácticas del socialismo, de tener un enorme aparato estatal y mantener con un precio irreal a la gasolina y al diésel. Sin duda nos estamos tirando la soga al cuello.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 + 10 =