Es increíble ver como en este país los peores casos de corrupción, no han salido precisamente de investigaciones realizadas en Ecuador, los mismos han visto la luz por denuncias internacionales, que claramente han señalado a los actores y sus compinches, con santo y seña, sin dejar alternativa para que sean investigados y juzgados, pero de no haber sido por estas denuncias, jamás se hubiera llegado a nada. 

Para muestra un botón, los casos Odebrecht, Petro China y otros que de no haber estado involucrada la justicia de otros países, en Ecuador no hubiera pasado nada.  

Hoy nuevamente comienzan a sonar el río y el gobierno americano anuncia que quitará visas a jueces y policías del alto mando que han estado involucrados, especialmente con el narcotráfico, un nuevo golpe a las entidades de control de este país.

Sin duda que nuestro querido país se encuentra nadando en corrupción, son tantos los tentáculos de la descomposición, que no hay entidad que se haya salvado de las malas prácticas, especialmente en época del correato en la que se implantó en este país el peculado, el chantaje y otros vicios, por los que, hasta el día de hoy, seguimos pagando los ecuatorianos, con más pobreza y narcotráfico, dos graves consecuencias de esos tiempos que están lejos de desaparecer. (O)