Establecimientos de alimentos y bebidas comienzan a reactivarse. Foto Archivo La Gaceta

La falta de ingresos económicos ocasionada por la paralización de la emergencia sanitaria ha llevado a que varios locales de alimentos, cafeterías cierren sus puertas de forma definitiva, otros están preparando para reabrir esperando que el sector pueda reactivarse.



Andrés Mora, representante de los establecimientos de alimentos y bebidas de Latacunga, indicó que luego que el COE Cantonal, resolvió cambiar el color del semáforo, generó expectativa dentro del sector por poder retomar sus negocios luego de cerca de 90 días de permanecer cerrados generando pérdidas cuantiosas. 


Varios establecimientos han comenzado a reabrir sus negocios de forma paulatina bajo la atención de sus propios propietarios, sin personal contratado, algunos continúan con la modalidad de servicio a domicilio o para llevar, y unos pocos iniciarán atender a los clientes de firma presencial bajo el aforo permitido que es el 30%. 


Mora, señaló que dentro del Registro que manejan de cara a conformación de una pre-asociación, cuentan con 54 establecimiento, pero realmente en Latacunga existirían sobre los 200 establecimientos de alimentos y bebidas.


Dentro de los establecimientos de alimentos y bebidas están, restaurantes, fondas, cafeterías, bares; por lo tanto, el objetivo es integrar un gremio que abarque a dichos establecimientos del cantón Latacunga.


Recordó, el representante que varios propietarios de bares ante la imposibilidad de abrir sus locales han cambiado de negocio por la preparación de alimentos y poder compensar las pérdidas económicas que van teniendo.


Los establecimientos de alimentos y cafeterías que vienen atendiendo durante la cuarentena como los que se aprestan a reabrir, están tomando todos los protocolos de bioseguridad, lo que amerita inversión económica: dotar de uniformes al personal, bandejas de desinfección de calzado, mascarilla, dispensadores de gel y alcohol, fumigación permanente de los locales, esto para los establecimientos que van a continuar atendiendo a domicilio o para llevar, aquellos que van atender a los clientes de forma presencial están trabajando en el distanciamiento de las mesas, toma de temperatura del personal que ingresa y evitar contagios.


Mora, indicó que en la ciudad  existen varios locales que han cerrado sus puertas porque los propietarios viven de la venta diaria y no han podido soportar la falta de ingresos económicos, y los que están retomando sus actividades han tenido que hacer nuevos inversiones en los negocios y a ello se suma la falta de apoyo gubernamental que permita a los emprendedores sacar adelante los negocios. 


Respecto a los préstamos anunciados por el Gobierno a través de la banca pública, dijo que dicho apoyo no está destinado a todos los sectores: uno de los requisitos es que los establecimientos deben tener dos años de funcionamiento, y aquellos que reabrieron sus negocios no tienen accesos a estos créditos, por ello el llamado a las autoridades para que den ayuda a estos sectores y puedan reactivarse.