Eliana López, responsable distrital de Salud Mental.

El viernes 7 de febrero 2020, a las 10:30 en el Auditorio de la ESPE-L se realizará el lanzamiento oficial del Plan Anual de Salud Mental 2020, con énfasis en la prevención de suicidio sin dejar de lado otros factores como: violencia, consumo de alcohol, tabaco u otras drogas.

Esta actividad se ejecuta a nivel provincial cuyo objetivo es dar la importancia e impacto necesario sobre la salud mental en la población. Eliana López, responsable distrital de Salud Mental, informó que se presentarán las actividades que se ejecutarán durante todo el año para la prevención y promoción en relación a salud mental.  Este año se han enfocado en la prevención del suicidio.

Salud mental busca un bienestar completo no solo de la parte física, sino también emocional a la vez, ser consciente de qué capacidades puede tener cada uno y sobre todo saber, qué se puede afrontar, y qué no se puede enfrentar en la vida diaria.  

El tema de violencia es algo que se trata a diario y dentro de las funciones del Ministerio de Salud Pública está brindar terapia psicológica no solo a la víctima, sino también al agresor.  “Por más que sea por salud mental y que sea de forma gratuita; la población acude a sus tratamientos psicológicos solo por obligación más no porque busca un cambio”. Es allí que señaló que la salud mental tiene que ver mucho en la prevención.

A diario realiza un agendamiento de once personas en los cuatro centros de  (Lasso, San Buenaventura, Nintinacazo y Patután) y para cada uno requiere una atención de 45 minutos. según la profesional existe una cifra alarmante, es decir que de los 11 por lo menos 6 ó 7 reciben tratamiento psicológico por ser víctimas o agresores de violencia que encaja en un hogar disfuncional, por consumo de sustancias y muchas veces llegan con una ideación suicida.

Los pacientes que están en tratamiento tienen un rango de edad entre 25 a 40 años. Pero este problema también se ve reflejado en los hombres al tener limitaciones para ver a sus hijos cuando existe un divorcio.  En el caso de López, tiene cuatro pacientes del género masculino víctimas de violencia que están en un proceso de tratamiento. (I)