El auditorio del ETFA fue el sitio escogido para la presentación del cortometraje. FOTO MS.A. LA GACETA

“El bullying no es un juego”, es  el nombre de un cortometraje que presentó la Unidad Educativa CEC a través del Departamento de Consejería Estudiantil, allí abordan este problema dejando un mensaje sobre los daños y consecuencias que este tipo de acciones puede dejar en una persona.

La idea nace del Departamento de ConsejeríaEstudiantil (DECE) cuyo objetivo es dejar una huella en la sociedad sobre dichoproblema que se vive a nivel de instituciones y también a nivel de sociedad.

Para este producto comunicacional se involucraron 11 estudiantes, así como también autoridades y docentes a los que les llevó nueve meses su ejecución.

Según la Comisión Nacional de Derechos Humanos la violencia afecta el proceso pedagógico en las escuelas y las consecuencias puede desatar desde deserción escolar, hasta graves problemas psicológicos en niños y adolescentes. No obstante, la forma en que son tratadas las personas en su infancia afecta fuertemente la manera en que se relacionan con los demás cuando crecen, expresó María Gabriela Hermosa, coordinadora del DECE.

El rector Edison Velasco Benavides, manifestó quequieren llegar de una manera lúdica a la sociedad para ayudar a la familia areflexionar sobre aquello, “el afecto es el que debe estar presente en lasrelaciones intrapersonales de manera que se armonice una convivencia en lafamilia y en la sociedad”.

El bullying se inicia con una broma, apodo y desencadena en una cuestión que se va generando violencia psicología, violencia física y cuando esto es constante el buleado no tiene la capacidad para poder responder a la adversidad y eso hace que tengamos un problema social, consideró el Rector.

Garantizó que en dicho centro educativo no se han presenciado este tipo de casos, pero ha querido ofrecer este producto preventivo por las estadísticas de suicidios que se han presentado actualmente.

El cortometraje que tiene 38 minutos será reproducido en el canal de YouTube de dos jóvenes que fueron parte del elenco.  Fran Albán, de 17 años, explicó que entre todos escribieron el guion e hicieron castings para los actores.

“Queremos llegar al público con el mensaje para que tengan conciencia sobre el bullying, ya que es un mal que afecta a niños, niñas y adolescentes de todo el Ecuador y del mundo”.

En el canal que fue abierto hace aproximadamente dos años publican contenido variado y su público es desde los 12 hasta los 20 años de edad. Fernanda Peñaherrera también de 17 años dijo “nos sentimos muy orgullosos que mediante nuestro canal se pueda comunicar un problema como este”.

A la vez recomendó “si alguien está siendo víctima de bullying no se queden callados hablen con sus padres, autoridades o personas de confianza y los chicos que hacen bullying a otro compañero tomen conciencia del daño que le pueden causar”.

“El bullying no es un juego, para mi más que una frase es una difícil realidad que hoy en día agobia no solo a niños y jóvenes, sino también adultos que son vulnerados constantemente”, expresó el estudiante Nicolás Góngora en representación de compañeros.

Ahora a través de este proyecto la comunidad educativa pretende ser parte de un cambio de actitud creando conciencia de que abusar o ser abusado no es un juego.

Una experiencia enriquecedora que les deja muchas lecciones de vida, en su caso indicó que actuó como el “malo” quien lastimó física y psicológicamente a una persona y producto de ello llegó al suicidio. “Hubo momentos muy difíciles durante la grabación

en lo que comprendimos que a pesar de solo ser una actuación es una triste realidad”, finalizó.

Dato

En Cotopaxi en lo que va del año se han presentado 31 casos de suicidios y el 60% corresponde a menores de 25 años, las causas por problemas familiares y sentimentales. (I)