En la esquina de El Salto varias personas se ubican para conseguir un trabajo. FOTO M.S. LA GACETA

Desde las 07:00 en la Avenida Amazonas y Félix Valencia, sector El Salto, todos los lunes se ubican tanto hombres como mujeres de diferentes edades para conseguir una plaza de trabajo, uno de los entrevistados indica que la mano de obra barata “venezolana” les está perjudicando.

“Tres semanas que estoy sin trabajo, pero no hay nadie que me contrate”, expresa Oswaldo Curay. Él es albañil y dice que cuando tenía un trabajo le cancelaban a la semana 120 dólares, pero ahora están pagando entre 90 a 100 dólares, según indica es porque las personas de nacionalidad venezolana tienen mano de obra barata “nos quitan el trabajo y no tenemos como trabajar”.

Para poder solventarse económicamente se dedica a la agricultura en el campo, actividad que a decir del señor no es muy rentable, puesto que debe esperar la temporada para cosechar los granos.  Considera: “las autoridades no nos toman en cuenta y nos botan a un lado”.

El lunes es un día muy opcionado por los ciudadanos ubicarse en la plaza de El Salto, sin embargo, Curay ayer no tuvo ninguna oferta laboral, pese que estuvo desde las 07:00 y permaneció hasta a las 13:00, en su caso también saldrá mañana.

Otro de los inconvenientes que indica es que muchos desempleados cuando escuchan alguna oferta laboral se aglomeran “y no dejan ni como hablar”.

A este sitio también llega Isabel en sus brazos tiene un bebé, ella está buscando un trabajo cerca de tres meses “me afecta bastante porque no puedo sacar adelante a mis hijos”, expresa en tono melancólica.

Con tal de que pueda conseguir alguna actividad no le importa trabajar sea en un restaurante o de empleada doméstica “sé que voy a ganar dinero”.

Todos los lunes se ubica en una de las bancas de dicha localidad, reflexiona que, al no haber un ingreso económico, quien sustenta el hogar es su esposo, pero con su sueldo no les alcanza.

Entre los inconvenientes que tiene es que los empleadores les contratan por tres meses de prueba y si no pasan aquello son despedidos.

Para el economista Jorge Rosero, el empleo ha estado limitado en el sector privado y con la crisis fiscal no se está generando plazas laborales.  

Cuando hubo un segundo boom petrolero había ingresos, pues el precio del petróleo estaba en más de 100 dólares y desde el 2009 en adelante la deuda externa estaba en menos de diez mil millones de dólares y luego pasó a más de 40 mil millones.

Sin embargo, el gobierno anterior pudo generar una serie de ministerios y subsecretarías lo que permitió generar empleo, “pero lamentablemente era un empleo burocrático más no productivo y no permitía un crecimiento real de la economía, solamente determinar que había un cierto número de crecimiento en el nivel de función”, explica Rosero.  

De la población económicamente activa, es decir los que están en las condiciones de laborar, un poco menos del 40% tiene una ocupación y gana por lo menos un salario básico, y un 60% son subempleados es decir tienen un ingreso inferior a un salario básico.  

A decir del economista el subempleo se da porque no existe un programa que permita insertar a toda la gente a un nivel de empleo productivo y especialmente no se da para la microempresa. (I)