El otro día se dio la noticia en este medio de comunicación, de que se estaba arreglando la tubería del Mercado Cerrado en pleno día, justamente al lado de donde se expenden las diferentes carnes; según la nota, la gente se quejaba de los olores nauseabundos que salían de las tuberías.
Parece mentira, pero cómo puede la municipalidad ordenar estos trabajos, poniendo en riesgo la salud de los latacungueños, que por mala suerte compraron alguno de estos productos que estuvieron expuestos al arreglo de la tubería; Es una barbaridad que los jefes departamentales o encargados de estas obras no tengan un mínimo de sentido común para hacer las cosas, cómo se puede destapar una tubería en medio de estos productos, no sabemos en qué estuvieron penando los encargados de hacer estos trabajos; pero sin duda, deberían ser sancionados y obligados a que acudan a un curso de cuidado y prevención en el manejo de alimentos, para que se den cuenta de las barbaridades que están haciendo.
Primeramente, para realizar estas reparaciones se debió haber avisado a los comerciantes para que saquen sus productos del lugar, luego de preferencia las reparaciones se debieron realizar en horas de la noche, para que de ninguna manera se afecte, el trabajo de los que laboran en este espacio, para que además, este sitio luego de ser intervenido sea limpiado, desinfectado y esterilizado adecuadamente; recordemos que lo que se vende ahí no son productos sellados, sino carnes expuestas al público y por este motivo todo debe estar en absoluta higiene y limpieza.(O)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 1 =