La pandemia nos puso a todos de cabeza, y es evidente que la situación financiera afectó a la mayoría de ecuatorianos y especialmente al gobierno central. El hablar de la realización de proyectos grandes, requiere de mucho trabajo y planificación de las autoridades, algo que no se ha visto todavía, pero mientras esto llega, hay muchas obras que se pueden hacer de manera rápida y a bajo costo.  

En esta ciudad vemos que se están ejecutando obras que dejó planificadas y presupuestadas la administración anterior, como el Polideportivo de La Laguna y la primera etapa del Plan Maestro de Alcantarillado.  

La ciudadanía se queja de que esta administración no realiza ninguna obra; por ello pensamos que hay muchas cosas que se pueden ejecutar a bajo costo, tenemos enormes espacios verdes abandonados, que tranquilamente se los podría convertir en parques y lugares de sano esparcimiento, seguimos con los mismos cuatro lugares de siempre, para una ciudad que ha crecido poblacionalmente hablando muchísimo.

Latacunga tiene un déficit terrible de árboles, se necesita de una siembra masiva, para cambiar el triste aspecto de la urbe en la actualidad, llena de bloque y cemento, algo muy distinto a ciudad patrimonial de antes, una verdadera joya en los Andes, hoy completamente descuidad y maltratada por el mal gusto y la falta de ordenanzas, que preserven el estilo por el cual fue declarado su centro histórico en 1982 como Patrimonio Cultural del Estado ecuatoriano.(O)