Antes que el gobierno comience a tener problemas con los diferentes actores políticos que están a la caza para comenzar una revuelta en el país, debería adelantarse a los hechos, focalizando el precio del diésel, en beneficio de los sectores más vulnerables. 

Recordemos que esto puede ser el pretexto perfecto para algunos politiqueros, que últimamente se pusieron de moda al haberse convertido en influencer en todos los medios. 

Para evitar el teatro y las victimizaciones, en estos momentos, se debe hacer un análisis profundo para saber a quién se le va a beneficiar con la focalización de los combustibles, un tema que ya no puede esperar más y que el gobierno debe lanzar de manera inmediata. 

Si bien es cierto son pocos los que se quejan por el alza, entre ellos los famosos transportistas que como sabemos, son de los sectores privilegiados de la sociedad ecuatoriana, muchos de estos tienen dos, tres y hasta diez buses o camiones; por ello, el análisis e intercambio de información es fundamental para saber quién merece verdaderamente un subsidio.

Si observamos en estos momentos, muy pocos sectores se oponen a la subida de los combustibles y es que la verdad esa enorme mayoría del país, no tiene recursos para un carro y en nada les afecta, porque ya vamos más de media década en deflación, al contrario, por fin este país tiene un poco de recursos, para poder sortear esta difícil y casi inmanejable situación económica, heredada del famoso gobierno de la revolución ciudadana. (O)