Dos eventos suscitados en los últimos 20 días que involucran una fuga masiva y otra fuga de una persona privada de la libertad de la cárcel de Cotopaxi, mantiene a la población a temerosa expectativa de la inseguridad generada.

La noche del viernes 6 de agosto, otra supuesta fuga masiva alteró a la población. Pese a que minutos más tarde se aclaró que no se trataba de una fuga masiva; el temor se mantuvo.

Luis Zurita, psicólogo de la Cruz Roja Ecuatoriana de Cotopaxi, aconsejó a la población no perder la calma ante eventos inesperados en la ciudad. De acuerdo al experto en psicología, es importante mantener la salud mental fortalecida para enfrentar este tipo de acontecimientos.

Explicó que las personas de la tercera edad fueron las más afectadas, “son un sector vulnerable, es necesario ver, interiorizarnos cómo nos afectó a cada uno, si la afectación era muy grave, es necesario buscar ayuda”, dijo.

Para ello es necesario consumir información que provenga únicamente de fuentes confiables. Su llamado a los medios fue a no contar las historias de modo alarmista, debido a que, la tranquilidad de toda una población está prácticamente a expensas de esta información.

“Hay que saber comunicar para que la gente se cuide, no para que tengan miedo”, dijo Zurita, quien añadió que la buena noticia es la que provee información útil y se convierte en un aporte sobre los cuidados que debe tener la población.

“Sí hubo varios medios de comunicación que manejaron el tema de modo alarmista, muchos tuvimos temor debido a ello”, aseguró Daniel Tomaico, latacungueño.

Pie de foto. Las cercanías con el Centro de Privación de Libertad (CPL) y la inseguridad que este generó mantienen expectante a la población.