Le confieso estimado lector que nunca fui muy bueno (pésimo en realidad) jugando fútbol, sin embargo es un deporte que me encanta por la entrega que en cada segundo ponen los jugadores, la pasión de los aficionados en las gradas y desde luego todo el movimiento que alrededor de él se da en el mundo entero.

         Basta ver cuán arraigados están entre otras competiciones los Mundiales, la Champions, la Libertadores, la Sudamericana, las ligas española, francesa (ahora), inglesa, argentina, evidentemente la ecuatoriana y hasta el campeonato de ascenso, para darnos cuenta que sin duda el “esférico” es el rey.

         Y eso que no le menciono que la FIFA tiene más miembros que la ONU, que hay más ligas barriales y equipos que organizaciones benéficas o que la cantidad de dinero que se mueve en el mundo por el fútbol es mayor que toda la producción del Ecuador (el famoso PIB) en un año.

         Estoy seguro que capté su atención y eso que no le dije: Pelé, Maradona, Boca-River, Barsa-Madrid, la Redmontada del Liverpool, la Libertadores de Liga, la Sudamericana del Independiente y el casi ascenso del querido Saquisilí a inicios del milenio, si sigo así, dejaré de hacer opinión para cubrir deportes y creo me irá bien.

         Entrando en materia y para explicarle el título de este editorial ¿Recuerda que hace 15 días le conté que según mis cuentas son al menos 12 los interesados en la Alcaldía?, muchos de ustedes me escribieron y al cotejar los datos llegué a la conclusión de que son 16, 14 de ellos mayores de 40 y también 14 varones, poca presencia de jóvenes y mujeres en el calentamiento electoral.

         Otro de los cargos que se elegirán en el 2023 es el de Prefecto de Cotopaxi y en esa pelea ya hay al menos 7 jugadores (por eso el “Fútbol 7”), ninguno menor de 40 y solamente una mujer ¿Quiere que le cuente quienes? Perdería la magia, le “chismeo” sin embargo que son 2 ex Alcaldes (no dije de dónde), 1 ex Prefecto, 1 ex Diputado y 3 personas más las que andan tras el asiento de José Gabriel Terán Varea (el primer Prefecto de Cotopaxi).

         ¿Lo bueno? Habrán 7 mujeres en la papeleta: 6 a la Viceprefectura y 1 a la Prefectura y además al menos 3 cantones de la provincia estarán representados, ojalá dentro de poco tengamos una participación más amplia.

         ¿Lo malo? Cotopaxi no tiene un plan de desarrollo definido y no es culpa del Consejo Provincial (me resisto a decirle GAD Provincial) sino de la Constitución y la Ley, solo pueden “hacer carreteras, dar regadío, desarrollo productivo y orientarse a la ruralidad” como dijo un amigo y es que parecería que la norma quiere que ciudadanos urbanos y rurales nos disputemos la atención de las autoridades, que las vías estén bonitas solo hasta el limite urbano o desde el fin de él, que los parques no se arreglen o que el regadío no llegue a la zona periférica de las ciudades, bien dicen los mayores “meten la mano en el Congreso y la riegan”.

         Finalmente, sea Fútbol 7, ecuavoley, carrera de postas, partido completo (ojalá no sean 22) o como quieran, que quienes se postulen a la Prefectura entiendan que Cotopaxi merece más, más y mejores vías, más proyectos productivos, más regadío, más promoción.