El Kindy, un espacio para interactuar con el arte. Foto: M.S./La GAceta

Desde la técnica naif se crean los mejores retratos donde se plasma los elementos de la Pacha Mama y son exhibidos en el local de artesanías el Kindy en el interior de la Hostería La Ciénega.

Esta denominación (viene del francés ‘ingenuo’), se aplica a la corriente artística caracterizada por la ingenuidad y espontaneidad, el autodidactismo de los artistas, los colores brillantes y contrastados y la interpretación libre de la perspectiva o incluso la usencia de ella.
Un sitio que aparentemente es escondido, pero al ingresar el turista se encuentra con una gran galería. Paúl Quindigalle, oriundo de Tigua de la comunidad Llactapungo, es quien aplica esta técnica, y es la tercera generación de pintores que no ha permitido que desaparezca esta herencia. “Es una técnica primitiva que no es necesario pasar por un curso, sino solo con el simple hecho de observar lo podemos crear”, expresó.
Pinta la diversidad cultural y natural existente en Cotopaxi, sea en lienzo o cuero de oveja. A este sitio no solo llegan turistas nacionales sino también extranjeros sean: franceses, alemanes, italianos, estadounidenses, canadienses, entre otros. “Cuando me ven pintando, creo que se apasionan más por el arte”.
Este emprendimiento está activo desde hace 15 años y en uno de sus rincones se levanta una mesa, ahí reposan pinceles, lijas y pintura acrílica de agua que facilita al joven pintor matizar la riqueza natural.
Esto también ha permitido que pueda dictar clases a los extranjeros “ellos llevan sus cuadros y los míos también; entonces es una experiencia tanto para mí como para ellos”. Quindigalle comenzó en el arte a la edad de 12 años, pero aprendió sólo viendo.
Los costos varían de acuerdo al material y tamaño. Si es en óleo en una dimensión de 25×30, su valor es de 45 dólares, pero si es en acrílico en el mismo volumen, su precio es de 25 dólares. El negocio está abierto todos los días de 07:00 a 18:00, rotativamente atienden su hermana y su madre.
A parte de los cuadros el emprendimiento se complementa con máscaras y artesanías propias del Ecuador como las shigras de Ambato, loros embalsamados de Baños, sombreros de paja toquilla y paño.
A la par están los ponchos, chalinas, sacos, su materia prima la lana de alpaca y prevalecen los diseños de llamas y de la cosmovisión indígena, esto es fabricado a través de las hiladoras y de las manos habilidosas de estos artesanos. (I)