Cansada de la intransigencia de sus dirigentes por no sentarse a dialogar con el gobierno, en varias ciudades del país, afloraba por fortuna el verdadero sentimiento de la gran mayoría de la gente: ¡abajo el paro, queremos paz, queremos trabajar, gritaba al unísono! Se percataron que las justas reivindicaciones -que inicialmente se daban a conocer-, se tornaron en aprovechamiento de los conocidos violentos. Y ahí se desnaturalizó el mal llamado paro.    

Los ilusos dirigentes fueron por los perniciosos objetivos que los interesados politiqueros querían -como escenario propicio-, para derrocar al gobierno. No lo consiguieron, pero lograron que el riesgo país se dispare por encima de los 1.100 puntos. Produjo escasez de alimentos, falta de transporte, cierre de carreteras, secuestro de policías, daños a la propiedad privada y pública, incendio de patrulleros, daños en las oficinas en la Fiscalía en Quito y quema de documentación. Impidieron a los agricultores transportar leche y sus productos y se dio el cierre de pequeños negocios. 

En Latacunga -apartándose de la ley y en forma risible-, nombraron gobernador de Cotopaxi a un amigote de Iza, que demostró estar en otra fiesta, gritando “abajo correa”. Otros eventos: en Ambato contaminaron el agua; el Puyo incendiado, varias gobernaciones y pozos petroleros asaltados; la pista de Macas tomada; la producción petrolera parada. En fin, sólo muerte y destrucción provocada por iracundos delincuentes y vándalos. Han conseguido que el país retroceda: esa fue la consigna de los conocidos enemigos del Ecuador. Éstos tienen que justificar sus “hazañas” a sus jefes financistas, pues nadie les cree cuando señalan que se auto pagan sus movilizaciones. La gente ya no come cuentos.

Importantes misiones diplomáticas acreditadas en Ecuador, han recomendado a sus nacionales no ir al país y tampoco recorrer sus carreteras por el inminente peligro que corren, debido a la violencia. ¿Eso es hacer patria? No señores. Se afecta al turismo, una de las principales fuentes de ingreso de divisas y generador de empleo. Se restringe el tráfico aéreo por las limitaciones de acceso a los aeropuertos, complicando la vida a miles de pasajeros que planificaron su viaje y lo financiaron con mucho sacrificio.

Éstos no se duelen del país: es gente con mentalidad obtusa e ideas trasnochadas, fracasadas, reencauchadas por los revolucionarios melancólicos del socialismo del siglo XXI, que lo proclaman como la panacea para curar todos los males ¡Son una bola de Ilusos! No ven el vecindario. En los países cuyos gobiernos nefastos, inútiles y desatinados les sumieron en la mayor desgracia posible en lo económico, social y político. Sus ciudadanos huyen por falta de libertad y por la aguda pobreza que enfrentan. ¿Queremos otra Venezuela?

Y para refrendar el proyecto “Iza-estallido”, se sumó otro torpedo revolucionario, que pretendía, vía Asamblea, destituir al Presidente de la República, aplicando el artículo 130, número 2, de la Constitución; no alcanzaron los votos, fracasaron otra vez.  El lunes pasado se reunieron con el gobierno, bajo la agenda de la CONAIE y la batuta de Iza. Les resbala que los sectores productivos hayan perdido muchos millones de dólares y que las exportaciones se hayan deprimido al máximo, etc.

Ojalá se concrete la reanudación del diálogo, suspendido debido a los incidentes que devino en muerte de un militar. Con los dirigentes actuales, el País no tiene futuro: vamos por el sendero trazado por los violentos, directo al abismo y al caos.

Luego de esta debacle vendrán las acusaciones de los famosos “defensores” y “activistas” extremistas de los DD.HH. en contra de los denominados -por ellos- salvajes represores de la fuerza pública. Leí en estos días un pensamiento en el internet, que nos cae como anillo al dedo, que dice: 

“Cuando la patria está en peligro, se recurre a Dios y al Soldado, cuando el peligro pasa, Dios es olvidado y el Soldado juzgado”. Faltaría añadir:  el delincuente perdonado y el delito olvidado. Y, claro, hasta la próxima “movilización pacífica”.