En este feriado tuvimos la oportunidad de visitar el Quilotoa y con enorme satisfacción pudimos apreciar el gran crecimiento que ha experimentado este escenario turístico, que sin duda lo están manejando muy bien los moradores del sector, los que no han permitido intromisiones, como pensamos que así debería ser.
Sin duda que el beneficio y el cuidado debe ser de la misma gente del lugar, gracias a Dios el carácter de los moradores del Quilotoa, no ha permitido injerencias y la enorme influencia que reciben todos los días de extranjeros, les ha permitido ir evolucionando en muchos aspectos, como el trato, el cuidado del medio ambiente y buen gusto para el desarrollo arquitectónico, el mismo que les está llevando a crear un hermoso pueblito muy pintoresco y que lleva un lineamiento marcado de techos de teja y casas blancas, algo que ha mejorado muchísimo el entorno y lo ha convertido en un lugar más atractivo para el turismo, no solo extranjero, sino nacional, que hoy en día juega un papel fundamental.
Lo gratificante de todo esto es que la gente del lugar que administra y se beneficia del Quilotoa, ha comprendido que la preservación de este lugar significa la permanencia de un excelente negocio, que les está rindiendo atractivas ganancias y como tal, están poniendo especial cuidado en lo que tiene que ver con el medio ambiente, este feriado pudimos apreciar nítido el lugar, a pesar de que se encontraban miles de personas visitándolo, personas de toda clase social, que gracias a la indicaciones que tiene este paraje, no lo ensucian ni lo contaminan.(O)