Panorama de la población de Guangaje. FOTO J.P. LA GACETA

Pese al conocimiento de las autoridades nacionales, provinciales y locales sobre la realidad de esta parroquia, las acciones de ayuda no llegan; reclaman los habitantes.

Según el estudio que realizó el Fondo Ítalo Ecuatoriano (FIE) se conoció las 200 parroquias más pobres del Ecuador, Guangaje estuvo ubicada entre las primeras 50; el estudio evidenció una realidad que aún no cambia.

Las cifras  indican que de los 7304 habitantes, 7281 son pobres, lo que representa al 99.7 por ciento de la población. De ellos la mayoría se reconoce como indígena y se dedican a labores agrícolas y ganaderas.

La altitud de la parroquia varía entre 3200 a 4200 metros sobre el nivel del mar; este clima es ideal para sembrar: papas, ocas, mashuas, habas, fréjol, cebada y otros granos andinos. Sin embargo el cambio climático y las heladas que generalmente se presentan en abril, junio, agosto y  noviembre no permiten que el sector agrícola despunte.

Durante meses de sequía la situación se agrava, “no solo perdemos en las siembras, sino también el ganado no tiene con qué alimentarse, es una situación complicada”, detalló Marcia Tigse, habitante del sector.

De acuerdo a Wilson Tigasi, presidente de la Junta Parroquial es necesario implementar otros proyectos como el turismo comunitario, aprovechando los escenarios naturales únicos del sector, sin embargo, para emprenderlos necesitan apoyo y compromiso de los gobiernos seccionales y provinciales.

Según la página oficial del Gobierno Autónomo y Descentralizado de Guangaje el mayor porcentaje de la población es joven, debido a la alta natalidad. En esta parroquia las personas se casan desde los 15 años, cada matrimonio tiene entre cinco y ocho hijos.

Como observación se apunta a un control natal, “buscar una estrategia de control de la natalidad, a sabiendas que la zona no representa condiciones productivas ni de disponibilidad de tierras para el número creciente de familias”.

Pese a ello no se implementan proyectos en los que se sensibilice a la población sobre la necesidad de realizar planificación familiar, “es especialmente difícil implementar estos controles en la zona rural, pues aún existen patrones machistas”, dijo Mary Guijarro, socióloga. (I)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 − 5 =