La historia de la electrificación en Latacunga tiene más de un siglo de historia. Recordemos por lo pronto algo de la inauguración de su tercera Planta Eléctrica, inaugurada hace 70 años, mientras tanto retrocedamos un poco, desde cuando tenemos energía eléctrica.
Hasta la primera década del siglo XX, en la ciudad todavía se alumbraba con mecheros, candeleros, palmatorios, candelabros y velas de sebo. El mantenimiento público de estos “sistemas” eran en gran parte manejado por el Alejandro Alban Rumazo, quien tenía un contrato con el Cabildo latacungueño.
Latacunga fue la segunda ciudad en el Ecuador en obtener el beneficio de una Planta Eléctrica Municipal, la primera fue Loja en 1899, en efecto, un 11 de abril de 1909 se inauguró la Primera Planta Eléctrica en esta ciudad, gracias -entre otras- a las aguas de Saragozín, que son propiedad del Municipio desde 1870, para ello, se construyó la acequia denominada “Tamboyacu”.
Planta trabajada por la empresa General Electric, que aceptó la garantía y pago de los latacungueños Angel Subía Urbina y Antonio Rivas Gallo, quienes “dieron al cambio” hasta que el Municipio canceló el saldo de las turbinas y maquinas. El presidente del Cabildo fue el Crnl. Justiniano Viteri Jaramillo (bisabuelo de la alcaldesa de Guayaquil) eran tiempos del liberalismo y se la inauguró en un pequeño local, atrás de la hoy Universidad de las Fuerzas Armadas sede Latacunga. Esta primera Planta Eléctrica fue donada en agosto de 1953 al cantón Pangua.
Pasaron los años y Latacunga crecía y requería de una segunda Planta Eléctrica, que tuvo un largo proceso de contratación y construcción, su inauguración fue un 11 de marzo de 1935, cuando Presidente del Concejo el caballero Luis Fernando Ruiz, estaba ubicada en el sector norte de la hoy Casa de la Cultura. Esta tenía una potencia de 333 HP y para 1953 se la avaluó en 350 mil sucres.
Intervinieron varios técnicos extranjeros, que unidos a los pocos ecuatorianos, logran que esta segunda PLanta se haga realidad, a pesar de los inconvenientes que se dieron por la cantidad de
arena que arrastraba el río “Yanayacu”, que proveía de la fuerza necesaria y es por esta razón, que varias ocasiones las exclusas se tapaban y eran necesarios trabajos complementarios, recordemos que el reservorio de agua se encontraba en la avenida “Amazonas”, cerca de la Casa de la Cultura, donde estaban las máquinas y turbinas específicas.
Sin embargo de ello, el permanente desarrollo y crecimiento de la urbe latacungueña, requería con el pasar del tiempo, una nueva Planta Eléctrica, es decir una tercera, que abarque de manera completa los requerimientos que las empresas, industrias y en general del área central de Latacunga así lo necesitaban.
Pues bien, los pasos a seguir se dirigieron al financiamiento de dicha Planta, ya que las instituciones locales y provinciales no tenían en sus presupuestos los valores requeridos para que se cumpla este afán de las autoridades de aquellos años, es decir, estamos en los años 40 del pasado siglo.
Es así que, los Asambleístas por Cotopaxi, Doctores: Augusto Meythaler Salas, Rafael Terán Coronel, (tío abuela del actual Director Ejecutivo Ing. López Terán) Julio Jurado y Rafael Antonio Terán Varea, logran conseguir que la Asamblea Nacional de 1946 – 47 apruebe el Proyecto de “Decreto Sustitutivo de Bonificación Obligatoria” que comenzó a regir en el mismo año 1946, bonos en venta con los cuales se pudo recaudar inicialmente CUATRO MILLONES SESENTA MIL CUATROCIENTOS CUARENTA Y NUEVE SUCRES, pues de otra forma, era imposible que se financie dicha Planta Eléctrica con fondos de instituciones locales y provinciales. El Consejo Provincial de Cotopaxi fue la institución que manejó estos fondos con la eficacia y honestidad propias de nuestros coterráneos. Uno de los primeros en adquirir los bonos fue el filántropo y amigo de Cotopaxi Crnl. Juan Manuel Lasso Ascázubi (a quien se debe el nombre de la población al norte de la ciudad).
Esta Tercera Planta habría tenía un potencial de dos grupos de 1000 HP cada uno. La Casa “Max Muller y Cia.” con sus técnicos Ingenieros Alfredo Obristt, Giorgio Pedrazzy y Luis Aubele fueron quienes le pusieron a punto a esta obra inaugurada hace 70 años como queda dicho. El primer contrato con esta Casa, se dio en abril de 1948. Esto lo impulsó además -entre otros- el ex Presidente del Concejo Dr. Nicolás Augusto Maldonado Toledo y los estudios se deben al Ing. de Obras Públicas Municipales Alfonso Velasco Villegas. Los latacungueños en altos cargos fueron vitales en este propósito, el listado es extenso e importante. Quizá el primer Jefe de Máquinas fue el Sr. Juan Wuelhmann. Hay que resaltar que la Sra. Carmen Subía de Gallo, cedió parte de sus terrenos en la propiedad “Pusuchisí”, para que allí se construyera la Planta Eléctrica señalada.
El trajinar administrativo, político, de infraestructura, protagonistas es largo de ennumerar, sin embargo por el momento y luego de varios años de gestiones, se inaugura dicha Planta un 25 de noviembre de 1951, para lo cual se realiza una Sesión Solemne, dirigida por el entonces alcalde Sr. Rafael Cajiao Enríquez, y a quien se lo homenajeó al igual que a los Asambleístas ya citados y técnicos intervinientes. Bendijo esta obra el Vicario de la Matriz, Fray Jorge Hinojosa. En esta sesión se evidenciaron las intervenciones públicas de los caballeros: Alejandro Paz Maldonado (Vicepresidente del Cabildo), Carlos Egas Moscoso (Presidente Consejo Provincial), Luis Aníbal Vega (Gobernador de Cotopaxi), Gustavo Iturralde Parreño (Concejal de Latacunga).
La obra continuó con trabajos complementarios, adecuación y preservación de caminos carrozables, implantación de nuevas turbinas, un proyecto integral que habría llegado pronto a 30 mil K. W. según una publicación municipal de 1952, es decir, en cada una de las siguientes administraciones, se la modernizaba conforme a los presupuestos institucionales. Dos ejemplos: para 1952 se creó la Jefatura de Recaudaciones de la “Empresa Eléctrica Municipal de Latacunga” (al frente el Sr. Cajiao Enríquez), la Subestación en San Felipe, Redes de Distribución; para 1955-1956 se realizó, construcción de acequias, adecuación de habitaciones para funcionarios, montaje de un nuevo generador; se trabajó la captación de las aguas de Retamales, Dragones, Novillo Pungo, Illíos, Porcelanas, Mulatos, etc.,; se amplió 400 mts., el reservorio; se trasladó la Central Eléctrica 2 a la población de Lasso. Se crearon nuevas Empresas con el pasar de los años, como la que hoy conocemos a finales de la década de los años 60, con nuevos proyectos y protagonistas.
Hoy a los 70 años de este histórico hecho, el suscrito realiza un homenaje a todos los protagonistas que intervinieron, desde sus inicios hasta su culminación, donde hay que relievar el emprendimiento, valentía, eficacia, y ante todo con la honestidad con la que actuaron todos aquellos que hoy se merecen nuestro respeto.