Cuando nos enteramos que el señor Daniel Ortega Presidente de Nicaragua – perdón el señor dictador de Nicaragua- para las últimas elecciones dictaminó a lo interno de la Revolución Sandinista, que su esposa debe ser la candidata a la Vicepresidencia; nadie de los nicaragüenses chistó palabra, ni la oposición; pues, la Constitución Sandinista no lo prohíbe, ganó a la manera venezolana, donde estos señores controlan todo, en especial la Cortes de Justicia y el Consejo Electoral. Y ahora gobiernan a punta de bala y persecución DANIEL ORTEGA Presidente y ROSARIO MURILLO DE ORTEGA Vicepresidente(a). Lo poco que le quedaba de dignidad a la revolución sandinista, echaron a perder con esta elección infeliz y malhadada para el pueblo de Nicaragua.
Qué pasa en nuestro Ecuador, cuando decimos que aquí pasa lo mismo que en Nicaragua?
Sucede que a propósito de las inscripciones para las elecciones seccionales a celebrarse en marzo en nuestro País, la TV nacional en los programas de humor político, da cuenta que en dos provincias ocurrieron casos; no idénticos, pero bastante parecidos:
En nuestra vecina Tungurahua, unos de sus políticos más representativos; en la elección pasada inscribió su lista a Asambleístas, en la cual él ocupaba el primer lugar, y abuzando que la actual ley electoral CODIGO DE LA DEMOCRACIA, no dice “pio” sobre las incompatibilidades entre parientes, como en cambio si prohibía la anterior LEY DE ELECCIONES, él ni corto ni perezoso, ubica a su señor hijo, como su suplente. Hoy, el mencionado ex Asambleísta, inscribe su candidatura para la elección de Alcalde en Ambato; y su señor hijo asume la principalía como Asambleísta por Tungurahua. No era cálculo, era una certeza que iba a dejar la curul a su señor hijo.
Otro casito… legal pero anti ético ocurre en la provincia de Los Ríos; igual, otro Asambleísta de esta provincia, renuncia a su actual curul, para ser candidato a la Prefectura, pero no hay problema, porque siguiendo el ejemplo de Ortega, queda su suplente, nada más ni nada menos: su esposa que hoy día ocupa una curul como Asambleísta
Y sin ningún rubor los ex asambleístas; dirán: la ley no nos prohíbe y como nos costó nuestro dinero la campaña electoral, pusimos a nuestros más fieles seguidores: mi hijo y mi esposa…. ESA LEY DEBE SER REFORMADA.(O)